Adventure, Auteur, Brit, Documentary, Experimental, Folk, Indie, Internet, Miguel Vaca, Movie, Storytelling, Terry Gilliam, Thriller, Vacacion, World

The Man Who Killed Don Quixote

Para los amantes de Terry Gilliam y que vimos ‘su documental’ Lost in La Mancha (en realidad, es un documental sobre su arte, dirigido por Keith Fulton y Louis Pepe) estamos congraciados con este mágico proyecto de Don Quijote en las manos del Maestro. Es una L.O.C.U.R.A. que un proyecto cinematográfico haya tenido tantos tropiezos y tantísimas complicaciones -y que sin embargo no sea colombiano, todo el cine colombiano es quijotesco- haya salido adelante y haya visto la luz. El tema ha obsesionado al realizador y ha hecho innumerables intentos por sacar adelante, según su visión, el largo y siempre termina descalabrado.

Esta vez, 2018, Terry Gilliam termina su pieza y lanza The Man Who Killed Don Quixote.
Keith Fulton y Louis Pepe publicarán un documental -aún en producción-, ya no en la frustración de la realización, sino en la culminación del sueño con el alcance completo llamado He Dreams of Giants.

Y si.
Este maestro que tanto adoramos. Este viejo sinvergüenza que se negó a ser estadinense por última vez. Y que en su divertido ingenio se congració con el equipo entero de la Monty Python, para ser el realizador de un par de sus largometrajes, este genio empedernido quisiera pensar que sacó adelante su visión pero que todavía sigue en la búsqueda de su Quijote ideal. Y es que esta búsqueda será infinita, por muy bien que lo haya colaborado Jonathan Pryce, su Caballero de La Mancha siempre fue Jean Rochefort, y como un alma en pena, quiero pensar también que seguirá investigando, que será su caso sin resolver y que por lo mismo estaremos dispuestos a ver más Quijotes y más documentales quijotescos sobre el tema.

¿No es acaso Qohen Leth (Christoph Waltz) en The Zero Theorem El Quijote del Futuro?
No lo es igualmente

¿The Imaginarium of Doctor Parnassus un juego de Quijotes con el Doctor Parnassus (Christopher Plummer) a la cabeza, seguido obviamente de Tom Waits, Jude Law, Johnny Depp, Colin Farrell y Heath Ledger?

¿No es su obra más hermosa, The Adventures of Baron Munchausen, una oda completa al Hidalgo?

¿Y el resto? ¿The Fisher King, Twelve Monkeys, Fear and Loathing in Las Vegas? ¿Tideland? ¿Con una pequeña protagonista embelesada con este almíbar del que estamos hablando?

Ya sabíamos que la pieza era un autorretrato y que Toby significaba Terry pero hoy gracias al paso de los años, sucedieron más actualizaciones desde el primer intento de Toby/Terry de sacar adelante este proyecto e.g. Jean Rochefort descansa en paz y cambia por Jonathan Pryce, Vanessa Paradis por Joana Ribeiro y Johnny Depp por Adam Driver. Todos O-Ka salvo Driver que lo siento incómodo y sobreactuado en el papel… Yo hubiera, personalmente, preferido seguir con Depp.

Don Quijote ad portas de la desaparición de las historias de caballería de la Edad Media, es el último de esos grandes héroes, el último cid, el ultimun campeador. Pero está viejo, su psique juega con su fortuna y su físico con su orgullo. Aunque es la definición del idealista, altruista, desinteresado, caballeroso lo es por antonomasia también del iluso, soñador, el lunático y sobresaltado. A parte de la magnitud de su obra y de su ingenio, no veo cómo mejor definir a Terry Gilliam, ese hombre que soñó en gigantes cuando todos veíamos molinos de viento.

La peli, The Man Who Killed Don Quixote, es particularmente buena, divertida, llena de figuras literarias tratando de emular al Manco de Lepanto, y creo que logra ofrecer un cándido escenario donde todas estas locuras puedan conjugarse en nuestra época. ¿Es Terry Gilliam el último de los directores quijotescos en esta época de CGI? Ciertamente, no. Christopher Nolan pareciera ser más esbelto, más diestro, más dispuesto a dar la pelea y hasta más cauto. Pero si Nolan es El Mio Cid, seguramente, sin lugar a dudas, Terry Gilliam es el Último Quijote de La Mancha.

Standard
Auteur, Epochal, Exploitation, Folk, Hollywood, Indie, Internet, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Romance, Serie B, Storytelling, Thriller, Vacacion

The Old Man & the Gun

old_man_and_the_gun_xlg

Trabajar con Robert Redford debe ser uno de esos retos de vida o muerte para cualquier cineasta o actor que quiera trabajar al lado de él después de la institución en la que se ha convertido con el Festival de Salt Lake City en Utah.

Y sí, Adrian Lyne no quiere a cualquier multimillonario para hacerle una Propuesta Indecente a Woody sobre su esposa Demi, aunque Redford se interna en The Last Castle como un pequeño pillo haciendo una picardía menor, Rod Lurie sabe que no es una figura cualquiera y le toca ponerle un buen contrapeso con Gandolfini y Delroy Lindo; en 2001, Brad Pitt empieza a madurar y no quiere ser sólo una cara bonita en Hollywood, le pide a Redford su testamento, en una carrera de doscientos metros planos con relevos, y él se lo pasa sin miramientos en Spy Game de Tony Scott y finalmente para no alrgar demasiado esta pequeña hipótesis, lo mismo pasa con The Clearing de Pieter Jan Brugge que ‘amarra’ a Redford – para que no haga mucho de lo suyo o por el contrario para que se sienta completamente tranquilo de hacer solamente lo suyo: hablar – y le pone compensación a la balanza con Willem Defoe y Helen Mirren.

El Festival le debe quitar mucho tiempo y no es una estrella que esté dedicada a hacer demasiadas piezas al año pero desde 1993, ha logrado realizar, nada más en ese lapso, 20 largometrajes, o sea, qué locura de personaje! Y sin ser para nada exagerado, cada una está delicadamente escogida para hacer una obra rica en emociones, buenas líneas de diálogo y una buena actuación – en forma de paréntesis, ahora que está en voga Avengers: Endgame, no en vano considero a Captain America: The Winter Soldier como la mejor peli de toda la era, con un sólido antagonista, una historia creíble, con fondo, estructura y tampoco es un azar que Anthony Russo y Joe Russo hayan sido designados para hacer Infinity War y Endgame. Son los escogidos por Marvel y Disney para sellar su era, los que se atrevieron a ponerle un poco de seriedad a la saga trayendo a una leyenda y manejándola a la perfección -.

Lo que me parece loable (o tan loable como Los Hermanos Russo) es que este joven temerario como lo es David Lowery, haya logrado convencer a Redford de hacer una peli Pete’s Dragon y logre convencerlo para hacer otra como The Old Man & the Gun, un Western como en otrora, chapado a la antigua perfectamente delineado para ser exquisito. (De Pete’s Dragon hablamos después).

Un bandolero robabancos tiene destinado una línea de atracos a bancos por todo el «Bible Belt» hasta llegar a Missouri al gran banco de St. Louis, La Reserva Federal. Planea retirarse después de ese gran golpe si es que lo permite el aguacil John Hunt que está a la cacería del peculiar bandido. Lowery, en extensión de su juego de Western pone al bandolero en un dilema, sobre lo bueno y lo malo. Para hacer contrapeso por el lado bueno está Casey Affleck, joven actor veterano de La Academia con Manchester by the Sea pero que se ganó mi adoración con The Killer Inside Me de Michael Winterbottom; por el lado malo, sus rufianes son el queridísimo Danny Glover y el espectacular Tom Waits. No le basta a la pieza nada más sino agregarle que está basado en una historia real de unos viejos pedorros, particularmente flemáticos y súper bizarros para que a esa altura de la vida sigan pendejiando con ideas de robos y atracos.

Como si fuera poco, al malhechor se le suma la historia de conquista de su damisela; la hermosa Sissy Spacek no podía ser otra que la pareja de Robert Redford.

¿No es suficiente invitación para verla, además de decirles que es una muy buena pieza de «heist-movie», «road-movie», western y de romance, ambientada perfectamente en el gobierno de Reagan como a mediados de los 80’s, con los colores y tomas propias de la época? Bueno, seguro que si les digo que para robarse un beso de la chica tuvo que esperar el momento adecuado, tal como lo haría con su banco y que saldría con éxito de la aventura, no habría cómo no adorar esta cinta.

Standard
Auteur, Brit, Comedy, Film Noir, Folk, Gangster, Indie, Martin McDonagh, Miguel Vaca, Movie, Storytelling, Thriller, Vacacion, World

Seven Psychopaths

Seven-Psychopaths

Hemos sido bastante negligentes en este blog con una de las mentes contemporáneas más brillantes del Reino Unido. Martin McDonagh no sólo es un gran director que nos trajo la gran In Bruges sino que además es reconocido como un gran escritor teniendo ya en su haber un Oscar de La Academia, una máscara de los BAFTA, un BFI y nominaciones -de todos los festivales independientes que más respetamos-, mayormente por su buen guión de In Bruges.

In Bruges como tal se merece una entrada especial pero mientras la desarrollamos podemos afirmar que es una historia tipo novela negra sobre un par de sicarios perdidos en Brujas, esperando instrucciones de su jefe en Londres para solucionar un enredo laboral. Un gran eufemismo para un sangriento enredo de mafia y turismo en Bélgica que súper recomendamos.

Cinco años después McDonagh se sienta a escribir una historia en Seven Psychopaths sobre otro enredo pero más conceptual. Repite Colin Farrell y lo acompaña en el reparto Sam Rockwell, Christopher Walken, Woody Harrelson, Tom Waits y Abbie Cornish -además de las apariciones espectaculares de Harry Dean Stanton, Kevin Corrigan, Michael Pitt, Michael Stuhlbarg, Zeljko Ivanek, Olga Kurylenko– que si nos ponemos a pensar es de un lujo casi inexplicable en una cinta de corte independiente.

Seven Psychopaths, de alguna forma nos recuerda a The Greatest Movie Ever Sold, una cinta que se va cosntruyendo a medida que avanza la historia. Aquí Colin Farrell interpreta a un escritor irlandés que se encuentra en Hollywood escribiendo una idea para una peli llamada «Seven Psychopaths», esta ennoviado con Abbie Cornish y tiene como mejor amigo a Sam Rockwell. La trama plantea el deseo de Farrell por empezar este nuevo proyecto, recibiendo ayuda de todo su entorno pero sobre todo de Rockwell que lo va guiando en la investigación y desarrollo de los personajes. Sus profundas borracheras teminan erosionando su relación con Cornish y de un momento a otro se ve envuelto en una trama loca de secuestros y asesinatos. A medida que avanza la peli siete estereotipados psicópatas van definiendo su perfil psicológico en la historia de su pieza, el más rico sin duda es el vietnamita disfrazado de cura tratando de fornicarse a una prostituta -en este momento casi 17 personas se pararon de la sala y se fueron; lo cual es un buen síntoma, sólo me había pasado antes con Irréversible de Noe-. De ahí en adelante la trama tiene un giro y todos los personajes son susceptibles a grandes catarsis, enfrentamientos con sus némesis o duelos con sus destinos para que Farrell pueda terminar su historia. Lo más bonito es que el cliché es combatido con el cliché y la ganadora es esta grandiosa pero sencilla pieza cinematográfica.

Todos parecen jugando y se nota que gozaron mucho haciendo esta peli. Pero no todo es un gran divertimento, la música original compuesta por Carter Burwell es de una sofisticación pasmosa. Delicada y muy bien pensada para cada momento, es una gran protagonista, testigo de las aventuras de Farrell en busca de su guión. Otro que tampoco estuvo jugando y se tomó muy en serio su papel fue Ben Davis dirigiendo una fotografía fluida y cambiante en cada acto de la cinta para terminar como en las grandes películas del oeste, redimiendo a los personajes en medio del desierto en un duelo a muerte. El desierto fue filmado en el Joshua Tree National Park uno de esos parajes míticos donde estos maravillosos árboles se roban todo el encanto del paisaje. Casi a nivel de asfixia, las cámaras de Davis cambian su perspectivas a picados y nos hacen recordar esa frase tan bonita que en lo más oscuro de la noche es cuando mejor se ven las estrellas, justo en ese momento en que entendemos todo el objetivo de la historia y la cinta se vuelve aún más vibrante y conmovedora.

McDonagh no es para nada descuidado y en los créditos finales se da uno cuenta con la historia de Tom Waits. Seven Psychopaths aún está en cartelera y no se pueden perder esa oportunidad de verla proyectada. Esperemos que McDonagh no se demore otros cinco años en desarrollar otro proyecto cinematográfico y que si lo hace sea tan bueno como el portafolio que lo precede.

Standard
Auteur, Comedy, Exploitation, Folk, Goran Dukic, Hrvatski Filma, Indie, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Road Movie, Romance, Thriller, Vacacion, World

Wristcutters

Wristcutters: A Love Story es una retorcida y muy interesante comedia romántica de 2006. Su director es el croata Goran Dukic que, aparte de sus cuatro cortometrajes, nos presenta su primer largo con la producción completa de Hollywood.

La historia se centra en Zia, un joven que desesperado por un desamor corta sus muñecas. Después de este momento de catarsis, no digamos su vida sino la forma de experimentar su existencia da un giro completo; conoce a Eugene y su completamente rusa familia, consigue un trabajo en Kamakaze Pizza y hasta conoce una nueva amiga llamada Mikal. Sin embargo, se entera que Desiree, ese infortunado amor, anda cerca y buscándolo entonces emprende una empresa con Eugene y Mikal para determinar su paradero. En su aventura se empiezan a encontrar con unos fabulescos personajes, incluído Raife Kneller un desconectado personaje que busca su perro perdido.

Decir más, es dañar la historia pero no verla es perderse una gran historia muy cercana al estilo balcánico al que nos tiene acostumbrados Kusturica, no sólo por su costumbrismo y sus personajes también por su humor y por sus entrañables bandas sonoras -esta vez Joy Division, Tom Waits y obvio Gogol Bordello credenciales suficientes para una imperdible velada-. Lo interesante es que con Kusturica sentimos sus historias circunscritas en una idiosincrasia determinada a esa particular geografía bosnioherzegovina; con Dukic, a pesar de los rebuscados nombres, pareciera más un cuento del medio oeste norteamericano y con cercanías a los desiertos de Nevada o Colorado aunque la historia es anacrónica y abstraída de cualquier referente geográfico.

Su reparto está conformado por grandes artistas independientes como el mismísimo Tom Waits, o John Hawkes además de Patrick Fugit como Zia, Shea Whigham como Eugene y Shannyn Sossamon como Mikal; Fugit arma su portafolio combinando -como dicen los gringos- su trabajo de día con sus pelis independientes y sus logros han sido importantes. Aunque su desempeño en este filme me parece bueno no deja de parecerse a su William Miller en Almost Famous de Cameron Crowe en 2000. La misma sensación me deja el ejercicio de Shannyn Sossamon que aparece muy bella en pantalla pero sus decisiones cinematográficas no tienen mayores retos a nivel histriónico, casi siempre encontramos en sus papeles a la chica linda, medio alternativa y algo punk que se le escabulle al protagonista de una u otra forma; aquí no es muy diferente por eso no impresiona demasiado. El que si me pareció sorprendente, y me quito el sombrero, fue Shea Whigham un papel secundario pero de gran soporte en la historia. No tuvo mayor desarrollo pero su perfil y su acento de algún lado de Europa del Este me parece estuvo bien logrado y sobre todo para nada parecido a las fuertes características de su papel de inmigrante irlandés en la serie de HBO, Boardwalk Empire.

Dukic fascina con esta comedia de humor negro pero entristece, al mismo tiempo, que desde 2006 no se le conoce ningún proyecto venidero. Wristcutters es una peli que muy entretenida que me atrajo por su afiche, una pieza muy cercana a la de Saul Bass en The Arm with The Golden Arm, excelente peli de Otto Preminger pero que igual no tiene nada que ver con esta alocada historia de amor.

Nota personal. Escuchaba la música de los créditos finales y ¡oh sorpresa!, Azazel Jacobs, director que relacionamos hace poco en Terri, apareció como extra en la pizzeria, si no estoy mal detrás de la barra como una figura oscura con gafas oscuras pero tendría que ver la peli de nuevo para estar completamente seguro.

Standard
Action, Adventure, Albert Hughes, Allen Hughes, Animation, Comic, Epic, Epochal, Fantasia, Film Noir, Martial Arts, Miguel Vaca, Movie, Sci-Fi, Serie B, Storytelling, Suspense, Thriller, Vacacion

The Book of Eli

Dice la crítica que The Book of Eli está en la lista de las pelis menos esperadas de este año, con un reparto como Gary Oldman, Tom Waits y Michael Gambon, yo no me lo creí. Además que cuando andaba por Nueva York, previo a su estreno me parecían súper bonitos los afiches promocionales mostrando a cada uno de los personajes “BELIEVE IN HOPE” con Mila Kunis, “DELIVER TO US” con Denzel Washington o “RELIGION IS POWER” con Gary Oldman.

En efecto, no es una peli que a uno le vaya a transformar la vida, ni va a ganar premios en festivales de cine arte o algo parecido, por el contrario, Los Hermanos Hughes nos traen un thriller de acción y ciencia ficción, fresco, de corte comic pero que no es basado en un comic (hasta donde yo se – como siempre es bienvenida cualquier corrección al respecto). Una de esas pelis de las cuales uno no espera mucho, casi nada y es sorprendido por su excelente musicalización, sus cámaras arriesgadas, la fotografía como protagonista de la trama y una historia que se mantiene interesante hasta el final. Por mi parte, me pareció bien divertido que fue partiendo muy cercana a Mad Max II (otra de mis pelis de culto) y con el paso del desarrollo de la trama se fue alejando un tanto hasta ser sorpresivamente diferente.

Muy buena ambientación y un diseño de producción impecable. Otra peli de Los Hermanos Hughes que vale la pena ver en salas de cine. Por los premios o el reconocimiento de la crítica no hay que preocuparse mucho, ya tiene tres nominaciones en los Academy of Science Fiction, Fantasy & Horror Films pero no creo sea lo único que escuchemos de ella.

Standard
Adventure, Auteur, Drama, Indie, Miguel Vaca, Movie, Romance, Storytelling, Terry Gilliam, Vacacion

The Fisher King

Sigamos hablando del señor Gilliam qué carachas. Digamos que The Fisher King es convencionalmente una peli muy del director pero muy difícil de clasificar en un género como tal. Puede ser una comedia con una moraleja de autosuperación, puede ser un drama psicológico ambientado en Nueva York, puede ser un pobre relato de hadas con canción y todo, puede ser una peli bonita de romance o puede ser un melodrama clásico. Sin embargo, no es ninguna de las anteriores.

Es una conmovedora historia de amor envuelta en la locura de un neoyorquino bajo la batuta y estética de este querido director. Por mucho tiempo fue mi peli favorita en la universidad y me inspiró a escribir mucho (tanto que gracias a ella tengo un prólogo y dos capítulos inconclusos de una novela – pero eso realmente no viene al caso). Lo que más me gusta es el personaje épico del Caballero Rojo, una armadura flameante en pleno Nueva York acosando la psique de Robin Williams. Lo otro que me llama mucho la atención es la narración paralela en los recuerdos de este personaje, lo digo porque a medida que avanza la peli y nuestro morbo nos vamos adentrando al problema impactante del personaje hasta quedar perplejos, casi catatónicos.

Su reparto lo encabeza Jeff Bridges sobrio, desarrollándose con la historia y Williams tierno, encantador, desquiciado nudista en el Central Park. Pudiera decir que el reparto lo completan Mercedes Ruehl, Tom Waits, Michael Jeter pero hay que reconocer que todo el peso dramático de esta cuasi comedia cae sobre La Ruehl que buena actuación (celebrada por los Oscar que la vió como mejor actriz de reparto).

Las cámaras de Roger Pratt, las locaciones, incluso la locura y sus manicomios se vuelven enlaces temáticos de Terry Gilliam que extrañamente no está en el equipo de escritura de este proyecto. Después fascinado, me imagino, puso a Bruce Willis y a Brad Pitt en la misma situación, pareciera que en el mismo manicomio en Twelve Monkeys.

Standard
Adventure, Auteur, Fantasia, Indie, Miguel Vaca, Movie, Storytelling, Terry Gilliam, Vacacion

The Imaginarium of Doctor Parnassus

The-Imaginarium-of-Doctor-Parnassus

Tenía un ligero temor que The Imaginarium of Doctor Parnassus fuera una propuesta muy cercana a The Adventures of Baron Munchausen, no sólo por la evidente estética y su genial director, Parnassus es támbién escrita por Charles McKeown quién colaboró en el pasado con el guión de Munchausen. Aunque las pelis de Gilliam empiezan a conectarse temáticamente con historias de cuenteros tratando de pelear contra la aridez del mundo racional, Parnassus es una propuesta diferente y divertida.

Un viaje surrealista y onírico donde los aprietos por la muerte de su protagonista, Heath Ledger, pasan desapercibidos mediante un giro grandioso, al mejor estilo de Buñuel y su Cet obscur objet du désir de 1977.

Estrenada apenas en diciembre del año pasado, se agradece mucho que nos la hayan traído tan pronto a las salas de cine (advierto y alerto, la peli fue consignada en una sala no muy accesible a los bogotanos, es muy posible que no dure mucho en cartelera, ya sucedió con Be Kind Rewind así que ¡pilas!).

Nominada a mejor maquillaje y mejor producción de diseño en los BAFTA’s y mejor dirección de arte y mejor vestuario en los Oscar tan sólo ha conseguido el galardón como excelencia en el vestuario para una peli de fantasía otogada por los CDG Awards que es el gremio de diseñadores de vestuario de Hollywood pero el hecho de sus nominaciones nos hacen dirigir la mirada hacia estos aspectos. que son sencillamente, espectacualres y de excelente factura.

Tal vez los efectos no sean los más soficticados pero detalles como la manta rasgada del Doctor Parnassus aireada con las brisas londinenses hacen relucir esos pequeños detalles de los cuales está llena la peli.

La historia impecable y el final muy bien llevado. El reparto es de lujo, pagan completamente la boleta y aunque Christopher Plummer y Heath Ledger sean los más destacados, yo me divertí muchísimo con Tom Waits. El reparto lo completa Verne Troyer, Johnny Depp, Colin Farrell, Jude Law, Lily Cole, Andrew Garfield y Peter Stormare. Aunque el reparto completo es realmente más largo (muchísimo más largo). Lástima que Ledger se haya muerto (Gilliam le dedicó esta peli como un producto cinematográfico de Ledger con sus amigos – me apreció bonito el detalle) estba en un punto actoral bastante significativo y su carrera estaba tomando unos giros bien interesantes.

Otros aspectos súper rescatables de la peli son su música original, a cargo de Jeff Danna y Mychael Danna, la exquisita cinematografía, a cargo de Nicola Pecorini, la edición, a cargo de Mick Audsley, y la producción de diseño , a cargo de Anastasia Masaro.

Más que recomendada.

Standard