Brothers, Documentary, Drama, Folk, Indie, Internet, Miguel Vaca, Movie, Steve Hoover, Thriller, Vacacion

Blood Brother

blood_brother

La ganadora de Sundance como mejor documental, por la audiencia y por el gran jurado, llega por fin a nuestro alcance gracias a las bondades del internet.

Su director, Steve Hoover, se enfrenta a la odisea de seguir a su mejor amigo, Rocky Braat para entender lo que sucede con él en India y porqué siendo estadounidense, oriundo de Pittsburg, no soporta un día sin demostrar profunda ansiedad y desasosiego en su patria. Rocky Braat, que en realidad descubrimos se llama Robin, es una persona introvertida y compleja; su padre fue a prestar servicio militar, básicamente lo abandonó de niño y fue criado por su abuelo; cuando volvió a saber de él ya tenía otra familia y nunca pudo desenvolverse con ellos al ciento por ciento; mucho después, graduado como diseñador gráfico busca su autenticidad en un destino lejano como India, como también acostumbran muchos jóvenes a su edad, con la diferencia que Braat parece ser abducido por una visión mayor y no quiere regresar; ha emprendido una empresa apoyando un hogar con niños infectados por VIH y se siente completamente redimido cuando está con ellos.

Blood Brother es un documental devastador, impresionante, desgarrador, imponente, emocionante, divertido, muy bien narrado y sobre todo muy conmovedor, por las razones obvias y también por las completamente inesperadas. Es verdaderamente desafortunado que no haya logrado su camino ni a los Globo de Oro, ni a los Oscar, ni a los Spirit; un ausente mayúsculo.

Standard
Drama, Emo, Hollywood, Indie, Internet, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Romance, Storytelling, Vacacion

Afternoon Delight

afternoon_delight

Tenía muchas expectativas con Afternoon Delight, mayormente por su gran premio en Sundance a la mejor dirección y, por ahora, el reconocimiento al mejor primer guión de su también directora Jill Soloway en los Spirit.

En general, es una historia bien contadita con unas grandes actuaciones de Kathryn Hahn, Juno Temple, Josh Radnor y Jessica St. Clair –con una pequeña decepción de Jane Lynch que siempre interpreta el mismo papel y aquí, haciéndolo, arriesga un poquito para mostrar algo diferente y se encuentra en una posición incómoda, aislada y completamente sobreactuada–. Kathryn Hahn lidera la trama como Rachel, una mujer entrada en sus 40 que sufre una crisis de mediana edad; básicamente, esta crisis le estalla en la cara y no se da cuenta cómo, cuando después de conmoverse por una bailarina exótica (Juno Temple), la invita a quedarse a su casa y esto pone en peligro su relación con su esposo (Josh Radnor) y el resto de su comunidad; Rachel se empieza a sentir incómoda con la bailarina cuando ella con una cierta ligereza en sus principios le comenta que ella en realidad es una trabajadora sexual, sinónimo de chica trabajadora que no es otra cosa que un acto de prostitución puesto con letras bonitas; en ese momento Rachel abre los ojos y pone freno de mano pero toda la situación ya está muy entremezclada con todos sus seres queridos y empieza a afectar su estatu quo.

Es una buena labor de la realizadora su trabajo de dirección de actores –mi favorita Michaela Watkins–; en general, logra unos personajes creíbles y honestos que hacen que la pieza sea tan valiosa. No es de mi gusto, sin embargo, todo el desarrollo de la trama (que justo como decíamos en The Broken Circle Breakdown) va del drama al melodrama y no necesariamente de una forma afortunada. Me gusta la sencillez del tema y lo crudo del desarrollo de sus personajes pero en mi caso como en algunos platos bien servidos me resultó insípido y falto de acidez.

Dentro de su categoría en los ya nombrados Spirit, Lake Bell lo hace mucho mejor y su plato está mejor condimentado.

Standard
Actor, Comedy, Folk, Hollywood, Indie, Internet, Miguel Vaca, Movie, Romance, Storytelling, Vacacion

In a World…

in_a_world

In a World… es una de esas pelis típicas que me alegran una tarde de domingo o que sin tener un plan especial complementan perfectamente una velada de descanso. In a World… es el debut de la actriz Lake Bell, a quien reconocemos de papeles secundarios en It’s Complicated o What Happens in Vegas, como «desahogo cómico», y que llega al blog porque es ganadora del Waldo Salt en Sundance y está nominada en los Spirit también por la excelencia y prometedora carrera en su primer guión.

Contrario a lo que pareciera, por estos dos reconocimientos, Lake Bell desarrolla una historia sencilla, sin mayores pretensiones, conmovedora y muy entretenida -muy parecido al perfil logrado en Celeste & Jesse Forever de Rashida Jones-. Su personaje es una trabajadora independiente que dobla cintas de cine y entrena actores para que logren sus acentos en sus propios papeles de Hollywood. La peli inicia con una pequeña introducción sobre la persona de Don LaFontaine, narrador legendario de los cortos avances y promocionales de la publicidad; cuenta Bell que su muerte dejó un vacío muy grande que realmente nadie quiere ocupar por miedo a la crítica y es cuando, esta mujer, tiene una oportunidad laboral que todo el mundo dentro de la industria quiere boicotear.

No es realmente una crítica a Hollywood pero tampoco es una oda a su producción. Lake Bell alcanza un humor inteligente y nos pone en una posición muy rara a contemplar desde el principio todos los tonos y acentos en las voces de sus actores.

Standard
Documentary, Folk, Indie, Internet, Miguel Vaca, Movie, Romance, Storytelling, Vacacion, Zachary Heinzerling

Cutie and the Boxer

Cutie and the boxer

Cutie and The Boxer es otro de los documentales nominados al Oscar este año.

Dirigido por Zachary Heinzerling, la pieza relata la vida de Ushio Shinohara y su esposa Noriko, un par de artistas radicados en Nueva York desde hace más de 40 años. Él llegó a Estados Unidos precedido de una gran fama como uno de los artistas japoneses más importantes al abrazar completamente las tendencias del Pop Art norteamericano; ella llegó de Japón a estudiar patrocinada por sus padres y por casualidad llegó al estudio de Ushio quien le ofreció tutoría y techo. Ella se enamoró y tuvieron un hijo, Alex.

Por mucho tiempo, Ushio, sus esculturas y su forma de pintar con estopas pegadas a sus guantes mantuvieron el bienestar de la familia, sin embargo, su alcoholismo también derivó en profundas crisis con Noriko que la condujeron a una latente y pasmosa depresión; la llegada de Alex no fue mucho después de su arribo a Nueva York, por lo que la vida de artista de Noriko quedó relegada a segundo plano, después de los pañales, la cocina y su matrimonio.

Hoy en día, Ushio tiene un profundo sentimiento de amor y pertenencia por Noriko, basado tal vez en su incondicionalidad y su tesón para no abandonar su barco; no obstante, la considera una asistente a nivel profesional. Su hijo está echado a perder como persona pero tiene grandes capacidades artísticas que su madre ve con tristeza como se descarrían al fondo de las botellas de alcohol que consume igual que su padre; criado por un borracho y expuesto a sus bochornosas escenas, Alex ha desperdiciado 40 años de su vida al lado de sus padres.

Duro, amargo pero con la dulzura de una excelente narración, este documental es entretenido y muy conmovedor. Ya ganó Sundance como mejor dirección, está nominado para los premios del Gremio de Directores que se entregan este fin de semana y se arma su corredor hacia los Oscar.

Standard
Auteur, Documentary, Drama, Indie, Internet, Miguel Vaca, Movie, Rick Rowley, Storytelling, Thriller, Vacacion, War

Dirty Wars

dirty_wars
Hay veces nos quejamos del tono, del ritmo o de los tiempos en una narración. En este documental de Rick Rowley sobre la odisea que fue la investigación de una historia del periodista Jeremy Scahill no sobresale ninguno de ellos y no hace falta.

Scahill ha sido titular por reportajes revelados en Kosovo, en Bagdad pero es mayormente reconocido en el mundo por ser protagonista en la revelación de Blackwater (ahora Academi) como una empresa patrocinada por el gobierno de Estados Unidos en el trabajo mercenario de aniquilamiento sistemático por fuera de los estándares regulados por la ley; en otras palabras, una agencia paramilitar auspiciada directamente por el gobierno estadounidense.

El interés de Scahill decayó en una guerra mediática, como si estuviera en un cuadrilátero de boxeo, enfrentándose con cada uno de sus opositores, sin importar que el anfitrión del programa fuese un aliado de sus ideas; esto lo dejó visiblemente acabado e intelectualmente agotado; no obstante, en Dirty Wars quiere demostrar que la personificación de cambio entre el torpe e ignoto George W. Bush por el ilustre y estadista Barack Obama es apenas un espejismo. No sólo las políticas del démocrata son más sanguinarias y continuistas con las de su predecesor sino que es audaz en su diversión mediante discursos liberales, patrióticos y altruistas; para demorstrarlo investiga la división J-SOC (Joint Special Operations Command) que no es más que la extensión más terrible de su guerra contra el terrorismo. Muchas veces en este blog nos hemos topado con maquinarias más fuertes que Obama que lo hacen ver como un títere, como el idiota útil que es un presidente en nuestros sistemas seudodemocráticos, que nada tienen que ver finalmente con el pensar del pueblo sino con el dominio de unos pocos con mayores recursos sobre el resto de la población; en este documental se hace manifiesto que como líder militar, el presidente Obama declaró la muerte específica por decreto de mujeres, niños, ancianos y ciudadanos estadounidenses bajo varias razones bastante perturbadoras: enemigos del estado, subversivos, fieles y seguidores de filosofías amenazantes, infortunio o el peor de todos «por si las moscas».

Scahill es un hombre pesimista y apagado. Sus ojos brillan cuando investiga pero su ser se siente profundamente comprometido con las pistas, los testimonios y los hechos que logra colectar. Su tono es oscuro y con el paso del tiempo en la pieza es más sombrío aún. Su denuncia es terrible y aunque es loable su posición hasta ahora como nominada en los Oscar, trivialidades como We Steal Secrets son más «premiables» por los gremios; es decir, Rowley debería estar más que satisfecho con hacernos llegar su inquietud y que en su carrera haya logrado mejor cinematografía en Sundance; seguramente el altruismo de la libertad que respira The Square o la desfachatez delirante de un asesino impune en Sumatra con The Act of Killing serán mejor recibidas por el público en general.

Standard
Action, Documentary, Drama, Folk, Internet, Jehane Noujaim, Miguel Vaca, Movie, Politicae, Storytelling, Vacacion, World, السينما المصرية

The Square

Al Midan

The Square – Al Midan es un documental producido por Netflix y dirigido por Jehane Noujaim relatando la Primavera Árabe, donde el pueblo egipcio mediante ocupación pacífica de la Plaza de Tahrir derrocó 30 años de dictadura de Hosni Mubarak. En enero de 2011, plantados en medio de dicha plaza, El Cairo decide que no da un paso atrás hasta que Mubarak se retire; de nada valen las amenazas del dictador que ve como sus látigos ya no tienen el mismo poder que en otrora. A un mes del establecimiento, en un sorpresivo movimiento de Mubarak, el tirano retrocede y abdica, una desconcertante actitud. Pero tan sólo han pasado diez minutos de cinta ¿qué falta por decir después de que el pueblo con su posición ya ganó lo que buscaba?

Inteligentemente, Noujaim recapitula que a pesar de haber tumbado al opresor, en el poder han quedado sus aliados militares de suplentes; la policía que en algún momento apoyó las marchas se empoderan de sus garrotes y atacan a los revolucionarios; el ejercito que salió de los tanques a celebrar, fruncieron sus ceños y dispararon balas de verdad a quemarropa contra la horda escandalizada; y, la junta militar en vez de hacer una transición, divide al pueblo y durante diez meses logra polarizarlos manteniéndose de esa forma en el gobierno para su propio lucro.

La Hermandad Musulmán toma voz en La Plaza y se adueña de la revolución, a punta de fé manipula a los suyos, a punta de discursos incendiarios advierte a los infieles y a punta de fuego aniquila a sus opositores, porque debajo de cuerda ha empezado a hacer pactos con el régimen que concluyeron en las amañadas elecciones populares de 2012 y que subieron al poder a Mohamed Morsi, un caudillo de La Hermandad que sorpresivamente maneja el mismo discurso amenazante y déspota del derrocado Mubarak.

Mientras los fanáticos musulmanes estaban enceguecidos, Khalid Abdalla, Dina Abdullah, Ramy Essam y Ahmed Hassan protagonistas revolucionarios siguen conduciendo la rebelión a la plaza y no se dejan callar por las manipulaciones, exigiendo la salida del régimen del poder.

Al Midan me recuerda un poco a 5 Broken Cameras aquel documental dirigido por el israeli Guy Davidi y el palestino Emad Burnat que narra la ocupación ilegal de Israel sobre el pueblo de Bil’in, en la Franja de Gaza. Digo que me parece recordarlo con Al Midan porque el sustento del tema es una confrontación que no llega a ningún lado, un final abierto casi desolador, donde tememos siempre por la vida de los agitadores y donde el objetivo no se alcanza al término de la cinta; pero contrario a Palestina, las noticias de Egipto son alentadoras Morsi ya no es presidente; la revolución ha ganado un gran paso y fue poner un presidente interino (Adly Mansour) y un primer ministro (Hazem Al Beblawi) que ya lograron un referendo para crear una constitución incluyente en enero de este año.

Al Midan está nominada a los Oscar y a los Spirit aunque ya ganó TIFF y Sundance en similares categorías. No obstante la producción de Netflix se nota en sus cámaras y en el montaje, uno de sus aportes más importantes y del cual deberíamos aprender más es que de nada sirve la anarquía o el hacernos escuchar si en el desorden dejamos que suban otros personajes ajenos a nuestros reclamos y que pueden manejar el mismo discurso de los criticados; la revolución debe generar caos y del caos surgir un orden calculado, hay que saber cuándo, cómo y quién llevar al poder como eje de nuestras ideas, de lo contrario la medicina resultaría tanto o más dañina que la enfermedad.

Standard
Alicia Scherson, Folk, Indie, Internet, Latin, Melodrama, Miguel Vaca, Movie, Nuovo Cinema Italiano, Storytelling, Vacacion, World

Il Futuro

il_futuro

Esta reseña se la quiero dedicar a mi hermana Paloma; que una vez esperándome en la oficina se leyó un libro entero, mientras en casa aún tenía a Anna Karenina esperándola para ser terminada. Quise hacer lo mismo o por lo menos algo parecido. No estaba consciente de ello sino hasta que lo estaba haciendo. Empecé a ver Il Futuro de la chilena Alicia Scherson porque pensé que era una cinta de ciencia ficción con Rutger Hauer, una de tantas cintas de ciencia ficción con el actor, y fui sorprendido con la adaptación de un cuento de Roberto Bolaño.

Me vi la peli.
Pero antes de hacer la reseña, me leí ‘Una novelita lumpen’ de Bolaño en la que la realizadora se había basado para hacer su largo. El cierre de su ópera prima. Así, a simple ojo, Scherson se había basado vagamente en la historia de Bolaño pero se habría tomado muchas libertades; muchas buenas en la peli, muchas mejores en el cuento.

Bianca y Tomás son dos huérfanos que recientemente perdieron a sus padres en un accidente automovilístico; al ser menores de edad el estado es responsable pero puede darle la posibilidad a Bianca que es la mayor de decidir si Tomás va a una institución o se queda con ella bajo su responsabilidad; Bianca no tiene la suficiente fuerza para tomar una decisión y es Tomás el que se adelanta a responder “que no habrá problema” a una trabajadora social; los días pasan y ambos jóvenes sobreviven, ella de la peluquería y él de un trabajo voluntario en un gimnasio del barrio; Tomás hace amistad con dos fisicoculturistas y los lleva a vivir a la casa, donde a regañadientes Bianca acepta; parecen honrados pero sus intenciones pronto develan un plan más elaborado donde Bianca debe estafar a un viejo actor de Hollywood, Franco Bruno artista personificador del heroico Maciste, interpretado para la chilena por Rutger Hauer.

Bianca debe ganarse la confianza del viejo que resulta ciego y encontrar el lugar de su caja fuerte; en su búsqueda, Bianca se fascina con los cuentos de otrora del actor de serie B y empieza a alquilar sus pelis generando un vínculo entrañador y profundo. Sus sentimientos se confunden y empiezan a pelear con los objetivos de los visitantes en su casa determinando una situación de tensión en donde Bianca debe pensar por ella y por su hermano.

La pieza es profundamente sensual y erótica pero se duele de su inspiradora novela que maneja mejor los tiempos y no tiene a actores sin experiencia que desacreditan la trama de la cinta; además su directora y escritora, por circunstancias que desconocemos eliminó de la trama todas las situaciones que definen el perfil de Bianca, su desesperación y frustración, mochando de tajo todas las situaciones dramáticas y enriquecedoras del relato de Bolaño; Hauer interpretando a Maciste es lo mejor de la pieza, con una apariencia adecuada y una interpretación propia captura nuestra atención y es enternecedor pero de nuevo su personaje literario es más fluido, más rico, aquí es tan sólo una arista no muy importante, casi accidental, que no tiene muchas implicaciones ni en el destino de Bianca, ni en el de su hermano, dejando más vacíos que respuestas. Las implicaciones del futuro como personaje de la obra son más claros en la novela y aún así más creativos y diversos; para el que no leyó el libro, el título es más un capricho que un eje importante en la peli y toda la historia una cadena de retazos inconexos.

La cinta logra Colón de Plata en el Festival de Cine de Huelva (España) para Manuela Martelli como actriz principal y Alicia Scherson como mejor dirección; además concursó oficialmente en Cannes y Venecia siendo su logro más grande la nominación de mejor drama del mundo en Sundance del año pasado.

Standard