Archive

Posts Tagged ‘*6’

Tunteyh y más cortos en el @FICBAQ

27/03/2014 1 comment

Tunteyh o el rumor de las piedras de Marina Rubino
Tunteyh-o-el-rumor-de-las-piedras

Uno de los grandes puntos a favor que tiene el FICBAQ, aparte de su rasgo característico independiente, sus laboratorios (FICLAB), sus conversatorios y la misma Movileta –un bus que proyecta cine al aire libre recordando las funciones de otrora–, es la categoría de mejor pieza medio ambiente y pueblos en lucha; a menos que este hubiera sido un festival de cine activista nunca se nos hubiera pasado por la cabeza que una categoría de este tipo pudiera ser parte de la organización.

Gracias a esta categoría son varias ya las piezas que hemos visto y que hacen denuncia sobre imposiciones, injusticias o maltratos. Una de ellas, y que me encantó, fue Tunteyh o el rumor de las piedras.

Tunteyh es un documental de la realizadora Marina Rubino, filmado en Salta de la mano de la comunidad wichí Nop ok wet; esta comunidad es afectada directamente por aquellos que en el nacimiento de su río, por allá en Paraguay, lo desviaron y acabaron con la mayoría de los peces, por aquellos que en Bolivia arrojan los residuos de su minería al río y lo tienen contaminado, por aquellos que han tumbado los bosques y ahora el río descontrolado se desborda sin nada que lo pare.

Tunteyh es un juego de piedras que es el entretenimiento de los niños de la población Nop ok wet; es un juego de rumores que con destreza se develan el número de los hijos, los esposos y los parientes de cada uno de los participantes; el documental se hace dueño de este nombre para descifrar los rumores y hacerlos una realidad denunciable, tomar esta comunidad preocupada por su pesca y su vivienda y hacerlos protagonistas, ya no con rumores sino con la verdad implacable de los laboratorios que estudiarán el estado del río, su fuente vital. El final no es asfixiante, es también un juego y quedamos inmersos e involucrados.

Dentro del panel de cortometrajes concursantes ayer tuvimos una sesión tanto o más interesante que los mismos cortos que el festival trajo de muestra.

Les dejamos los avances de los que pudimos ver para que los anoten y les pongan atención:
(Tan sólo nos hizo falta material de Duaa de la realizadora María Eugenia Gavilán )

Liebre 105
Escrito, editado y dirigido por los hermanos Rotstein
Un corto de corte de suspenso con tensión de thriller y algo de gore de Argentina.

Requiem for a Robot
requiem-for-a-robot
Corto de ciencia ficción sobre un robot que se pregunta por su creador. El corto del joven austriaco, Christoph Reitner, es dedicado a su padre y ganó 20 mil dólares en Toronto para su realización. El director estuvo presentando su corto y nos explicó cómo tomo la decisión de armar la trama de la pieza, en un ejercicio que no duró más de cinco minutos y que involucraba un hombre disfrazado de robot que estaba al lado por Halloween.

Los años dirán
Por España participa Andrea Jaurrieta con un corto de excelente factura, de fotografía lavada y de un profundo tono melancólico.

¿Viste a Cristina el 7 de marzo?
Es un honor y placer haber presenciado y ahora presentar el documental que participa por Colombia de Maritza Blanco, que tuvo como compositor original al también kinofilo Alejandro Ramírez y a Angelita Bravo como directora de arte.

Los globos de Circe
Cristian Peña también por Colombia, participa con un cortometraje de corte fantástico pero que se excede en sus detalles. La historia es bonita y está bien contado pero el vestuario es un sinsentido innecesario que pierde la atención del espectador a otro punto lejos de la trama de la pieza.

Os lados da rua
Tal vez de los cortos más bonitos y conmovedores es el del brazuca Diego Zon; Carrão es un muchacho que reparte periódicos y es conocido en el pueblo porque monta un carro imaginario/invisible ¿pero será realmente un carro o podrá ser una bicicleta? El giro de la historia nos aleja de la condición de discapacidad del muchacho y nos envuelve completamente en su pequeño drama.

La noche anuncia la Aurora
El mejor de la serie. El realizador peruano Gerard Uzcátegui nos transporta a un mundo de recuerdos, de presencias paranormales y de amores lejanos en las riberas de lo que suponemos es el río Amazonas. Hay un tema con las condiciones de extensión de una pieza como un cortometraje que no permite mucho desarrollo de personajes o evolución en los sentimientos de los protagonistas, casi que condenando de facto este tipo de piezas para que sean melodramas; el ingenio y la calidad de la realización de Uzcátegui permiten explorar otras posibilidades y entender que si se puede trabajar dramas a pesar de la corta duración de los cortometrajes.

WP_20140324_008

afiche

Advertisements

White House Down

white_house_down

En una trivia sencilla buscando secuestros, presidentes de los Estados Unidos y thrillers políticos sobresalen sólo tres cintas; Olympus Has Fallen, White House Down y Air Force One; me puse a revisar el tema sólo por curiosidad en vista que entre el dilema del qué fue primero, el huevo o la gallina, iba a dejar pasar las primeras dos. Es terrible cuando los estudios en esa carrera contra la taquilla se inventan un proyecto igual a su competencia y lo sacan lo más pronto posible para combatirlo con el de la idea original. Los ejemplos abundan Dante’s Peak tratando de vencer a Volcano, Antz a A Bug’s Life, Shark Tale a Finding Nemo, Deep Impact a Armageddon y Olympus Has Fallen a White House Down son sólo un par de ellos.

A veces logran salir muy cerca a la fecha de lanzamiento de su competidora, a veces simplemente logran salir con mucha anticipación pero siempre hay una regla que perdura: el afán sólo trae errores. No siempre salir primero ofrece la distinción y la calidad, repetimos el que hace la idea original tiene más claro el camino y de pronto se demora un poco más pero el resultado es siempre mejor que el de su competencia.

Me atreví a ver esta White House Down por varias razones pero la principal es que le guardo cierto respeto a Roland Emmerich; he visto desde Universal Soldier hasta 2012; unas han sido un delirio de entretenimiento como otras han sido lo más desafortunado -incluso- del año; de toda esa lista me gustó la ya nombrada Universal Soldier, Stargate, Godzilla y The Patriot, el resto simplemente o me aburrieron o no desarrollaron una idea interesante.

Hoy domingo les recomiendo ver White House Down. Está al alcance del PPV, de Amazon Prime o de Netflix.

Emmerich se reinventa en esta cinta y vuelve al entretenimiento sencillo, con escenas de acción impresionantes, otra vez la destrucción de la Casa Blanca -el teutón debe tener una fijación con esto- y una pareja interesante con Channing Tatum y Jamie Foxx –este último como el presidente de los Estados Unidos–.

¿En qué se diferencia de Olympus Has Fallen?
Emmerich mantiene la situación simple alrededor de sus dos personajes principales, el presidente y su agente protector; se van conociendo y tanto ellos como nosotros desarrollamos empatía. Por su lado, Antoine Fuqua –director de Olympus Has Fallen– hace su tesis más compleja y a la vez más trillada; su héroe mantiene una relación cercana con el presidente, con la primera dama pero sobre todo con su hijo; cada escena suma más melodrama a la trama, su héroe está lleno de corazonadas y una gran infusión de suerte sumado a actos divinos que logran que su historia llegue a buen término en un acto de estupidez solemne.

Pueda ser que White House Down abuse un poco de los giros de la trama pero los personajes son fieles a sus emociones y se desarrollan bien dentro de la tensión y estrés del ataque. En la batalla final, la de las taquillas, Emmerich/Sony lograron 205 millones mientras Fuqua/FilmDistrict bastante cerca se llevaron la no despreciable suma de 160 millones. La dupla de Tatum y Foxx es tan buena que incluso es comparada con Bruce Willis y Samuel L. Jackson y no es tan descabellado, hasta en el afiche Tatum aparece con el clásico esqueleto blanco con toda la suciedad de su odisea.

THX 1138

thx 1138

Estaba curioseando por ahí en internet y me topé con el primer largo de George Lucas. Es curioso que Lucas, antes de THX 1138, hubiera dirigido una docena cortometrajes en un periodo no mayor a seis años y que después de cuatro décadas sólo haya dirigido seis piezas, cambiando su pasión prolífica de la realización por la escritura y la producción.

THX 1138 es una historia de ciencia ficción, sobre un hombre atrapado en una sociedad subterránea y cuyo trabajo es la manufactura de robots; los hombres están controlados por fuertes narcóticos, una ordenanza religiosa computarizada y ondas cerebrales que intervienen su sistema nervioso; hay una serie de ordenanzas que si no se cumplen se vuelven crímenes contra la sociedad como por ejemplo que no se permiten las relaciones interpersonales de manera abierta; por eso, están súper vigilados por un sistema despótico y fascista que los controla muy de cerca con un circuito cerrado de televisión.

Las personas no tienen nombres sino que son relacionadas con una serie de siglas (tres) y un código (de cuatro dígitos); la peli toma el nombre de este hombre llamado THX 1138, interpretado por un joven Robert Duvall, que sufre una reacción adversa con las drogas que ha venido tomando y las deja de tomar, gracias a esto, toma conciencia sexual de su compañera de cuarto LUH 3417 (Maggie McOmie) y de la situación opresiva en la que vive; sus crímenes son reportados y el encargado de revisar el caso es SEN 5241, interpretado por Donald Pleasence –una cara conocida de James Bond, el Ernst Blofeld más reconocido de la saga–; SEN intenta acercarse a THX pero de manera indebida y es igualmente reportado, generando una situación de persecuciones, intrigas y decepciones.

Lucas con THX 1138 tiene una visión «orwelliana» del futuro y nos da primeros sorbos de lo que será su obra maestra Star Wars; por ejemplo la anatomía, el comportamiento y el tono de voz de C3PO se ven expuestos en los los policías del sistema, hasta esa forma de nombrar los robots –C3PO ó R2D2– parecen sacados de este universo. Seguramente, Michael Bay y su The Island estuvieron positivamente influenciados por esta cinta pero el final abierto y el montaje final de THX 1138 están muy por encima de las maquinarias de Hollywood –a las que después ingresaría George Lucas muy cómodamente–.

American Hustle

28/01/2014 8 comments

american_hustle

Antenoche me vi la última creación de David O. Russell y, contrario al favoritismo de La Academia, me quedó claro que no es mi preferida de la gala, faltándome aún no obstante Nebraska y 12 Years A Slave. American Hustle es sin duda divertida y entretenida; Russell una vez más, bajo su guión y su práctica, logra desarrollar una historia interesante, con una definición de personajes muy impresionante, que sumado solamente a las capacidades de los mismos actores que escogió, hilvana un nivel de virtuosismo histriónico como hace mucho no lo veíamos en pantalla; es indudable que Amy Adams, Christian Bale, Jennifer Lawrence, Jeremy Renner, Louis C.K., Robert De Niro y Bradley Cooper logran estar en el modo perfecto para desenvolverse y creativamente volversen monstruos y genios al unísono dentro de las líneas de Russell, Eric Warren Singer y sus propias improvisaciones.

American Hustle plantea dos narradores omnipresentes, que se comparten el micrófono alternada y armónicamente durante la introducción de la historia; Christian Bale es Irving Rosenfeld, un neoyorquino que creció en la recesión de la Guerra de Vietnam, y que tomó la decisión de ayudar en el negocio de vidriero de su padre de la única forma que un niño, una piedra y una errada motivación podrían ayudarlo; creció amparado con este tergiversado sentido del bien y del mal, hasta convertirse no sólo en un hábil negociante sino también en un diestro estafador, cuyos negocios fueron creciendo hasta la estratosfera cuando conoce a Sydney Prosse, interpretada por Amy Adams; con Sydney, Irving fluye, se siente cómodo, en paz y hasta realizado pero este idilio es sólo interrumpido cuando el agente federal Richard ‘Richie’ DiMaso (Bradley Cooper) tima a los timadores y los pone en aprietos, entre la espada y la pared, donde su única opción es trabajar para ellos, colaborando en todo lo que el FBI les pida.

Vertiginosamente y de manera muy divertida, van apareciendo los roles de Jennifer Lawrence, Jeremy Renner, Louis C.K. y Robert De Niro -es demasiado impresionante la entrada De Niro-; cada uno en su microcosmos desarrolla su historia y va agregándole sabor y sazón al eje de Sydney e Irving, hasta que al final la historia parece un gran tazón de sopa hirviendo, picante, muy sabrosa y muy apetitosa.

Sin embargo, American Hustle es un ejemplo pintoresco de los filmes de gangster, robos y crimen que enmarcados en la ciudad de Nueva York, Atlantic City o Nueva Jersey, no la hacen mejor o muy diferente a todas las obras maestras de Martin Scorsese que tanta cátedra nos ha dado sobre el tema. Particularmente, este año, con sus diez nominaciones, compite precisamente con una del maestro, que sin ser su mejor promedio es muy superior al escándalo americano de David O. Russell.

Cutie and the Boxer

25/01/2014 3 comments

Cutie and the boxer

Cutie and The Boxer es otro de los documentales nominados al Oscar este año.

Dirigido por Zachary Heinzerling, la pieza relata la vida de Ushio Shinohara y su esposa Noriko, un par de artistas radicados en Nueva York desde hace más de 40 años. Él llegó a Estados Unidos precedido de una gran fama como uno de los artistas japoneses más importantes al abrazar completamente las tendencias del Pop Art norteamericano; ella llegó de Japón a estudiar patrocinada por sus padres y por casualidad llegó al estudio de Ushio quien le ofreció tutoría y techo. Ella se enamoró y tuvieron un hijo, Alex.

Por mucho tiempo, Ushio, sus esculturas y su forma de pintar con estopas pegadas a sus guantes mantuvieron el bienestar de la familia, sin embargo, su alcoholismo también derivó en profundas crisis con Noriko que la condujeron a una latente y pasmosa depresión; la llegada de Alex no fue mucho después de su arribo a Nueva York, por lo que la vida de artista de Noriko quedó relegada a segundo plano, después de los pañales, la cocina y su matrimonio.

Hoy en día, Ushio tiene un profundo sentimiento de amor y pertenencia por Noriko, basado tal vez en su incondicionalidad y su tesón para no abandonar su barco; no obstante, la considera una asistente a nivel profesional. Su hijo está echado a perder como persona pero tiene grandes capacidades artísticas que su madre ve con tristeza como se descarrían al fondo de las botellas de alcohol que consume igual que su padre; criado por un borracho y expuesto a sus bochornosas escenas, Alex ha desperdiciado 40 años de su vida al lado de sus padres.

Duro, amargo pero con la dulzura de una excelente narración, este documental es entretenido y muy conmovedor. Ya ganó Sundance como mejor dirección, está nominado para los premios del Gremio de Directores que se entregan este fin de semana y se arma su corredor hacia los Oscar.

Enough Said

12/01/2014 4 comments

enough-said

Enough Said de la directora Nicole Holofcener, atrae nuestra atención por ser la última peli en vida del carismático James Gandolfini. En lo personal siempre he tenido la sensación que Holofcenter en su corta carrera cinematográfica se ha desenvuelto dentro de la explotación emotiva; es decir, su carrera realmente parece transcurrir en la TV pero cuando logra bocetar una idea de un proyecto personal termina siendo un melodrama pasional, o emo, o una comedia romántica. No le va mal, como por ejemplo con Friends with Money o Please Give, pero está en el límite de convertirse en la contemporánea Nancy Meyers o la nueva Nora Ephron.

Enough Said es una comedia romántica e independiente que logra reunir un gran equipo en el reparto como Julia Louis-Dreyfuss, Toni Collette, Catherine Keener o el mismo Gandolfini para hablarnos sobre la relación de un hombre y una mujer en edades maduras -quiero decir superando los 50-; ella es divorciada tiene una hija y mantiene su hogar como masajista; él es divorciado también tiene una hija pero estuvo casado con una reconocida poeta con laque logró amasar un capital considerable y así poder mandar a su hija a estudiar en Nueva York; cada uno, dentro de un ambiente familiar disfuncional a su manera, van encontrando amparo en el otro, hasta que ella comienza a cometer una serie de errores realmente infantiles, si con el pretexto de protegerse pero con las consecuencias de manejar una relación interpersonal como si tuviera 15 años.

Enough Said es una cinta fácil de digerir, un tanto melodramática pero con el suficiente humor para ser aceptable. Tanto Julia Louis-Dreyfus en los Globo de Oro como James Gandolfini en los SAG’s han sido reconocidos por su buen desempeño en esta pieza -además Holofcener logra nominación en los Spirit como mejor guión-. Independiente, de que haya otras mejores actuaciones en sus respectivas categorías e independiente de que ninguno de los dos gane, ver a Louis-Dreyfus matizando el personaje pesado, inmaduro y casi inmoral característico que la ha hecho famosa después de Seinfeld y sobre todo a Gandolfini completamente diferente al neoyorquino al que nos tiene acostumbrados, es refrescante. Tan sólo en Welcome to the Rileys, de pronto en Where the Wild Things Are y en The Mexican, Gandolfini sin excepción había venido interpretando a un matón mafioso, rudo e indescifrable, aquí por el contrario es un hombre bonachón, de muy buen humor y muy vulnerable; un papel que no parece el indicado para él pero por lo mismo con la suficiencia con el que fue desarrollado logra robar alabanzas de la crítica en general.

Veamos como les va esta noche en la ceremonia de los Globo de Oro, que de paso da la apertura a toda la temporada de premios y ceremonias del 2013-2014; importante porque definitivamente abre también la puerta a todas las pelis que hemos querido ver del año pasado y que aún no han llegado a cartelera.

Fruitvale Station

31/12/2013 1 comment

fruitvale_station

Contrario a Don Jon, Fruitvale Station no me pareció tan notable y eso que ha sido mayormente reconocida en todos los círculos independientes del mundo; para no tener que nombrar los 28 premios que ya ha colectado -además de los 11 reconocimientos restantes- es sobresaliente que la ópera prima del joven Ryan Coogler ganó Gran Premio del Jurado de Sundance como mejor drama y también Premio de la Audiencia este año; por si fuera poco y después de alzarse en Toronto, Estocolmo y en Cannes en la categoria A Certain Regard, Coogler va trás tres premios importantes en los Spirit mejor ópera prima, mejor actor principal para Michael B. Jordan y mejor actriz de reparto para Melonie Diaz.

En 2009, Oscar Grant III fue detenido por policías dentro de la estación de Fruitvale del Bart, el transporte masivo que comunica todos los extremos del Área de la Bahía de San Francisco; Grant protagonista de un altercado en la estación cercana a Oakland también sufrió de maltrato policiaco injustificado que terminó con un disparo de uno de los policías a quemarropa y la subsecuente muerte del joven de 22 años.

En una de las entrevistas que le escuché a Coogler decía que no quería que la cinta se alzara en el caldeo de posiciones radicales racistas que a la postre terminaron con las protestas y altercados más grandes que hemos visto por estos motivos, en mucho tiempo y particularmente nunca en California. Pero jugando a ser abogado del diablo, esta peli no ofrece más que una narración lineal promedio y una profunda culpa de los estadounidenses frente a estos brotes de xenofobia y racismo incontrolables en muchas zonas de su país; por eso se entendería todo el ruido que ha causado esta biopic.

Igual que Argo -pero con motivaciones más nobles-, Fruitvale Station rehace cada uno de los eventos de esa trágica noche del 31 de diciembre de 2009; la cinta es realizada en base a todos los hechos grabados desde diferentes celulares y plantea un poco de contexto a la historia de Grant; un homenaje al padre de Tatiana que fue injustamente acribillado en un hecho colateral a toda su persona.

La peli es un recuento de las extralimitaciones del poder policial, del racismo creciente en las zonas marginales de Estados Unidos pero en ningún momento es una pieza destacada como se la hace pasar. Un buen desempeño de Melonie Diaz como la esposa de Grant que no ha tenido mucha suerte para encontrar el papel de su vida y el despertar de una estrella como Michael B. Jordan que ha crecido en el medio de la TV pero que después de Chronicle ha venido tomando unas decisiones muy acertadas que lo tienen dentro de las figuras más prometedoras de Hollywood de los próximos años.

%d bloggers like this: