Her


her

Hace rato, mucho rato, por allá temprano en el 2012, vimos por primera vez el corto-avance de la nueva peli de Spike Jonze y nos sobrecogimos en pensar que algún día la tendríamos en nuestras salas; al mismo tiempo dudamos y nos llenamos de melancolía porque no entendimos cómo fue posible que Where the Wild Things Are nunca se proyectó en Colombia y pensamos que de pronto iba a pasar lo mismo con Her; los impacientes encontrarán los medios para verla ahora mismo en internet y los otros no tendrán que esperar mucho porque en marzo llega a nuestras salas y la verdad es que vale la pena verla en una proyección cinematográfica.

Theodore Twombly tiene un nombre curioso, casi tan curioso y particular como todas los personajes de las historias de ciencia ficción; vive en un mundo no muy lejano al nuestro donde reconocemos que la sociedad y la tecnología han sufrido cambios o una pequeña evolución. Theodore, interpretado por Joaquin Phoenix, es un empleado en una especie de Hallmark del futuro donde escribe cartas de amor para personas con dificultad para expresar sus emociones; vive una vida solitaria después de fracasar en su matrimonio con Catherine (Rooney Mara) pero con la suficiencia que le brinda su trabajo para comer lo que desea tranquilamente, tener los más innovadores dispositivos, los más curiosos juegos de video y sobre todo las últimas actualizaciones en sistemas operativos; Her se centra en la situación creada por este hombre solitario y, ni siquiera la máquina sino el soporte lógico que a través de un corto cuestionario genera y personaliza una voz, una voz que Theodore pide sea el de una mujer; esta voz resulta ser cálida, curiosa, juguetona, intrigante, sensual, sexual y algunas veces demasiado extrovertida; la cualidad principal de esta voz dentro de su programación es que es inteligencia artificial así que igual que con las primeras cinco preguntas para iniciar el sistema operativo, que analizaron una pequeña situación, un tono, un perfil psicológico del usuario y definieron un cliente para que esta voz fuera lo más personalizada posible para Theodore, así mismo el sistema operativo va aprendiendo del usuario, va desarrollando un conocimiento específico y se empieza a personalizar especialmente para Theodore. La voz es interpretada por Scarlett Johansson.

Es claro para todos los que han visto esta peli que lo fundamental de ella no es si está bien hecha o si está bien dirigida o si está bien actuada; sus cinco nominaciones al Oscar -incluyendo mejor peli del año-, su Globo de Oro por mejor guión y sus nominaciones en los diferentes gremios hablan claramente de su factura; casualmente estas tres llaves se combinan a la perfección y por eso es que de pronto podemos discutir el siguiente punto que si es fundamental: cómo se desarrolla el amor en nuestra contemporaneidad. No sin antes afirmar que es un gran desacierto haberse olvidado de Joaquin Phoenix en la categoría de mejor actor principal en todas las galas donde la pieza ha concursado; sin él las sensaciones, las emotividades y las vulnerabilidades no hubieran podido manifestarse tan bien como lo hicieron.

Her es una cinta de ciencia ficción pura. No por desarrollarse en el futuro, sin importar si es cercano o si es posible; tampoco por demostrarnos cómo evolucionaría nuestra sociedad en un momento dado de la tecnología; Her expone una duda científica sobre la capacidad del ser humano de interrelacionarse con un aparato de inteligencia artificial, crear empatía con una entidad inanimada y lo más crucial entender la posibilidad de enamorarse de esa entidad enmarcado dentro de un panorama que se describe como árido para las relaciones interpersonales y, donde envueltos en nuestros dispositivos, cada vez nos hacemos más incapaces de leer los significados de una mirada, somos más vulnerables a una malinterpretación de nuestras acciones o simplemente nuestra introspección se apodera de nuestra personalidad si no estamos conectados a un dispositivo o una red social. Una de las grandes inquietudes de Theodore, sin embargo, es que en el momento en que siente celos de Samantha, el cliente con la voz interpretada por Scarlett Johansson, él no sabe si todo lo que ha vivido es una mentira codificada para generar precisamente ese nivel de empatía en los usuarios, no sabe si comparte una relación amorosa con ella o si es un guión provisto por el sistema operativo y colapsa.

La peli me encantó en planteamiento, en la discusión que plantea, pero creo que me dejó boquiabierto en otros dos aspectos completamente aislados; el primero, el diseño de producción y la dirección de arte de K.K. Barrett y Gene Serdena, respectivamente, que nos involucran en ese mundo creíble y cercano que puede ser el mañana de las futuras telecomunicaciones; impecables ambos, nos dejan inmersos inmediatamente en la trama sin distraernos sino que al contrario nos regocijamos y lo hacemos aún más creíble para nuestros adentros; el segundo punto importante para nosotros, pero no mucho para La Academia, fue la fotografía; desde su debut en los largos, Jonze siempre trabajó con Lance Acord que le dió esa sensación onírica tan particular de los guiones de Charlie Kaufman o interpretativa del estilo de Maurice Sendak; en esta ocasión trabaja con uno de los genios recién descubiertos de los países nórdicos como lo es Hoyte Van Hoytema. Van Hoytema lo conocimos por primera vez en Låt den rätte komma in de Tomas Alfredson y su magnífica historia de vampiros, en The Fighter de David O. Russell y de nuevo con Alfredson en la adaptación de la novela de John le Carré, Tinker Tailor Soldier Spy; vuelve Van Hoytema a obnubilarnos, a hipnotizarnos, a transgredirnos con una sugestiva atmósfera pálida y nublada contrastada con los rojos del vestuario, cálidos y algunas veces ácidos; con encuadres íntimos y cercanos; y, con iluminaciones igualmente personales e íntimas. De los nominados no sabría a quién quitar porque todos son muy buenos pero seguro alguno haría campo suficiente para que el nórdico fuera reconocido como el mejor de su campo -este año Van Hoytema es esperado por su trabajo, también de ciencia ficción con Christopher Nolan en su esperadísima Interstellar-.

Spike Jonze, aparte quizás tan sólo de Mark Romanek, es el único de esa tendencia de grandes directores de videos que siempre le ha apostado por las sugerencias visuales y la vanguardia visual; a diferencia de Romanek que no ha estado muy abierto a desarrollar muchos más proyectos de largometrajes, y que más bien se devolvió a los videos, Jonze ha logrado combinar las dos corrientes para seguir proponiendo alternativas gráficas, seguir explorando la comunicación de los avances de la tecnología de la imagen y seguir siendo fiel a ideas creativas que incluso lo ponen en la punta más innovadora de Hollywood como director y como escritor, haciendo esa labor tan fascinante que logró con exquisitez en los 90’s con todos sus videos de los Beastie Boys, Björk y Fat Boy Slim.

  1. cesartrujillo
    10/03/2014 at 17:18

    Gracias por esta reseña, Señor Vaca. Definitivamente “Her” es una película para coleccionar: una producción que, a pesar de tener la tecnología como medio fundamental para mostrar una historia en un futuro medianamente cercano, no tiene su centro en este tema.

    No. De hecho, creo que el tema principal es el enorme pero –a menudo– sutil drama de las relaciones, dentro del contexto de la soledad de un mundo paradójicamente cada vez mas conectado. Theodore es un hombre profundamente solitario, un gran tipo que no se ha recuperado de su ruptura. Es inevitable sentir a ratos que Samantha es un placebo para su recuperación, un frágil puente que lo mantiene estable y feliz a pesar de su profunda soledad. En este sentido, “Her” puede ser vista como una gran metáfora de lo que significa paulatinamente vivir en una sociedad que cada vez mas mediatiza las relaciones y la vida.

    La metáfora está soportada por una producción impecable y cuidadosa, cuyo mayor logro en mi concepto es hacerse visible solamente cuando es necesario, sin ninguna ostentación intelectual o lujo excesivo. El espectador tiene todo el tiempo la sensación de futuro cercano, y esto es logrado de varias maneras. Por un lado, la magistral combinación de dos ciudades (Shanghai y Los Angeles) en una sola hipotética mega-ciudad cuyos escenarios descubrimos por momentos a través de visiones fugaces. De otra parte, el diseño de los dispositivos digitales, apenas visibles y completamente integrados dentro de la vida diaria (el audífono, el dispositivo del OS más cercano a una libreta-caja-metálica-de-cigarrillos que a un smartphone; los computadores con una pantalla de luz suave, la tecnología holográfica de los videojuegos, las mismas vallas de publicidad). En este sentido el futuro yace cercano y suave, poco intimidante en principio, y contrasta con la presentación excesiva de otras versiones de futuro tipo BladeRunner o Minority Report.

    Y evidentemente hay que mencionar la dirección de arte, posiblemente una de las joyas más cuidadas de la producción. Es reiterativo el uso de valor simbólico del color en el vestuario de Theodore, a veces como elemento diferenciador de la multitud y otras veces, como medio para mostrar estados emocionales y psicológicos. Finalmente, la banda sonora ha sido consecuentemente curada y creada – algunos temas son compuestos también por Spike Jonze, y deliberadamente apartada de cualquier cliché. Una pieza de colección, también, dentro de una película que constituye una de las joyas y referentes del futuro.

    • 10/03/2014 at 18:54

      Jajajaja… César!!
      ¿Me agradece a mi por la reseña? Yo le agradezco a usté por la suya, muy completa y camuflada de comentario🙂

  2. 06/07/2014 at 21:20

    Cosa impecable. La acabo de ver. Mi primera peli saltando de las 15″ del Mac a las 40″. Es como empezar una nueva etapa. Raquel, la vida en Colombia, Sofía, la sele. Se me cruzan muchas cosas. Terminé de verla y corrí a leer esta reseña. Sólo me queda por decir. #cosalindaevaina

    • 10/07/2014 at 11:24

      Me tocó volvérmela a leer porque no me acordaba de lo que había escrito y mucho menos porqué lo había tocado tanto.
      Sip. Es muy buena la peli y me siento raro leyendo la reseña; hace mucho tiempo no escribo –quiero pensar que es este bendito mundial de fútbol que me tiene enloquecido, embrutecido, anonadado, sumergido, sordo, ciego y mudo– y leerme con esa inspiración me da un poquito de envidia propia. Ya veremos cómo sea la cosa con la Sofi❤

  1. 28/01/2014 at 09:35
  2. 03/02/2014 at 21:24
  3. 13/02/2014 at 08:33
  4. 17/02/2014 at 07:34
  5. 03/03/2014 at 21:06

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: