Urbanized


urbanized

Urbanized es el segundo documental que veo de Gary Hustwit y me doy cuenta que es un gran contador de historias, que a través de sus piezas logra cautivar y emocionar. En Urbanized nos habla del diseño urbanístico de una ciudad y nos permite entender «en cristiano» a Rem Koolhaas, Oscar Niemeyer, Jan Gehl y Norman Foster, todos grandes controvertidores de la ciudad y su funcionamiento.

Me gustó mucho. Hay un pequeño y alejado pasatiempo oculto en mí y es el de la contemplación de la arquitectura. Uno se queja a diario que todo el mundo con un computador y una motivación ya se cree diseñador gráfico; puede ser cierto pero igualmente todos nos enfrentamos, un día que otro, a un proyecto arquitectónico y tomamos decisiones que debieron ser asumidas responsablemente por un profesional de ese campo; así sea tapar un techo o romper una pared para ampliar la cocina, o lo hacemos nosotros mismos o llamamos a un maestro de obra, no llamamos al arquitecto, tal vez, porque la fastuosidad de la arandela nos atemoriza. Pero de alguna forma el urbanismo desde la perspectiva que nos presenta Hustwit SI es una responsabilidad de todos.

Lo bonito de Urbanized es que guardadas proporciones todas estas vacas sagradas nos hablan de apropiación del espacio, de responsabilidad, conciencia y que todo lo que ocurre en la ciudad está plenamente diseñado. Y así, es imposible hablar de urbanismo y no discutir de política pero no de esa de la que uno raja del burgomaestre o del tinterillo que se volvió capataz del país; discutir política a nivel de los asuntos del ciudadano de a pie; por ejemplo, pensar en el porqué suceden las migraciones laborales, por dónde pasan, cómo afectan y a quiénes los afectan. En esa discursiva el urbanismo es solucionado por grupos multidisciplinarios pero bajo requerimientos comunes. Los ejemplos son maravillosos; los más impresionantes son los africanos que gracias a detalles urbanísticos la delincuencia bajó considerablemente; otro que me encantó fue cuando Amanda Burden definió a Brasilia como una ciudad maravillosa desde el avión pero una pesadilla anti-ecológica para el peatón y/o ciudadano; el proyecto de Los amigos del High Line, que uno pensaría es un proyecto de un grupo de arquitectos jipis, es todo lo contrario, son jóvenes interesados, Robert Hammond y Joshua David, en que no se pierda los imaginarios de la ciudad o mejor de cómo cambiar esos imaginarios para que se vuelvan a integrar a la sociedad; y finalmente, Bogotá amigable con los ciclistas, respetuosa del peatón y cuidadosa del espacio público.

No todo es color de rosa. Ya nombrábamos Brasilia como disgregada y tiránica, reducto tal vez de su fuerte expresión modernista, pero también se nombra a Stuttgart y la remodelación del distrito 21; conocido después como S21 el proyecto buscaba aprovechar mejor los espacios, en una zona baldía de Stuttgart, enriqueciéndolos con una ferrovía considerable. El modelo, que en principio suena muy progresista, olvidó vincular a los ciudadanos, que más allá de un gran emporio ferroviario querían conservar prados y árboles de más de 200 años. Las lágrimas de los vecinos son terribles. Más aún si las comparamos con las sonrisas y la buena actitud de los paseantes del High Line Park. Esto para que no bajemos la guardia, no olvidemos que somos parte de un engranaje mucho más grande y aunque parezca que nuestro esfuerzo es respaldado por alguien más, si no estamos bien representados o nos olvidamos de estar atentos los desfalcos, los fiascos o los atropellos de los aprovechados están a la vuelta de la esquina. El ejemplo más claro es Robert Moses, diseñador de la línea de rascacielos de Manhattan en Nueva York y que definió la isla sobre la destrucción de sus residencias, versus Jane Jacobs, una ciudadana y vecina del Greenwich Village, concienciada de la necesidad de perpetuar la ciudad como eje de las personas en su vida y de cómo se crea apego en el espacio y no en el progreso; la batalla entre estos significó el perfecto balance de lo que hace a Nueva York hoy en día una ciudad reconocida pero amigable para caminar, vivir y sobrevivir su metrópoli.

Urbanized se encuentra en este momento tanto en Cinemax como en Netflix. Y como ya vimos Helvetica seguramente Objectified también de Gary Hustwit debe ser muy bueno y será uno de mis siguientes proyectos en Netflix.

  1. No comments yet.
  1. 12/07/2013 at 08:09

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: