The Greatest Movie Ever Sold


No me considero un fanático de Morgan Spurlock pero creo que me he terminado viendo todo los documentales que ha realizado desde su obra maestra Super Size Me. Me parece más que profundo o contestario, un gringo divertido, con preguntas que requieren respuestas de sentido común y que por alguna razón siempre obtiene las completamente opuestas, como por ejemplo en Where in the World Is Osama Bin Laden?, donde prácticamente preguntando llegó al último resguardo del mundialmente conocido terrorista mientras su gobierno seguía buscándolo por años y años -obviamente este documental fue antes de que el gobierno Obama terminara liquidándolo a mediados de este año-.

En The Greatest Movie Ever Sold hace una reflexión sobre los colocamientos de productos en las produciones de Hollywood y de cómo su siguiente peli podría ser completamente financiada por un grupo de patrocinadores dispuestos a sólo tener este tipo de publicidad en su pieza y de cómo él ayudaría en una cooperación recíproca cuando sus productos o servicios así lo requirieran.

La reflexión puede ser interesante más allá del ámbito cinematográfico porque Spurlock no se limitó a una crítica o una observación meticulosa solamente en el ámbito de Hollywood sino que puede tener una amplitud importante para todos los interesados en el tema de marcas, publicidad y consumo. Por ejemplo, ¿sabían ustedes que en San Pablo, Brasil, está prohibida toda clase de publicidad exterior y que además de la obvia descontaminación visual que esto provocó, se desarrolló en los vendedores unas nuevas capacidades de promoción y diversificación más creativas y orgánicas?

La premisa se cumple y la peli se financia de hecho con este proyecto. Es divertido ver la forma en que los colocamientos van tomando forma en la historia, desde conseguir un interesado, un inversionista hasta el mismo desarrollo en crudo del afiche -que mostramos al principio de la entrada- pero además la misma autocrítica que Spurlock se hace cuando a través de contrato tras contrato va perdiendo el control de su pieza y la integridad como artista.

Todas los documentales de Spurlock los he terminado viendo en Cinemax o HBO, The Greatest Movie Ever Sold la están rotando en este momento en HBO y es muy recomendado tanto para cineastas, interesados en nuevas formas de publicidad o colocaciones de productos y para los mismos fanáticos de este divertido realizador.

No dejen de ponerle atención a estos documentales en estas cadenas, porque pasan definitivamente muy buenas piezas. El próximo miércoles por HBO: Marina Abramovic: The Artist Is Present

  1. 20/11/2012 at 18:47

    Hubiera visto mi cara cuando llegué al supermercado y vi que esa joda de ciruela existe, o sea existe! La marca más equis…
    Pues fue una de las últimas películas que vi antes de venir a conocer este país al norte, yo pienso que lo mejor de los documentales de este man es la manera en que integra e hilvana la historia, se vale de cualquier elemento gráfico para explorarlo y eso hace que la entretención esté de algún modo asegurada. Fue bueno ver todo el proceso de desarrollo, de investigación, de producción y cómo todo funciona en la especie de “inception”. Además que debe ser buenísimo para los que estudian mercadotecnia o alguna cosa como esa.

    • 20/11/2012 at 19:01

      No crea para nosotros también. El proceso es súper divertido y es aplicable a muchos procesos de nosotros…
      Repito no soy fan del mancito pero qué divertidos que son sus documentales.

  1. 26/12/2012 at 18:14

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: