Home > Auteur, Brit, Drama, Indie, Lynne Ramsay, Miguel Vaca, Movie, Vacacion, World > We Need to Talk About Kevin

We Need to Talk About Kevin


Pensaba que la crítica era un tanto descuidada cuando afirmaban que We Need to Talk About Kevin proponía la mejor actuación de Tilda Swinton y me ponía a pensar si realmente era posible superar Io sono l’amore, Michael Clayton o Broken Flowers. Personalmente, Swinton logra su máximo desempeño en Io sono l’amore pero esta cinta le puede hacer un buen contrapeso y por suma de elementos estructurales incluso ser tan interesante.

We Need to Talk About Kevin está basada en la novela del mismo nombre de Lionel Shriver. Lynne Ramsay es una joven realizadora escocesa que nos trae su interpretación proponiendo un frenético juego de tiempo para presentarnos la vida de Eva Khatchadourian (Tilda Swinton). Eva es una mujer exitosa, podríamos aducir que una especie de corresponsal, de pronto uno de esos viajeros que vemos en los canales de turismo que viajan y viajan para dar sus recomendaciones sobre Buñol, Rangún o París, uno de esos viajeros que tanto envidiamos y odiamos por tener el trabajo perfecto. Eva es neoyorquina, sofisticada, cosmopolita y aventurera. Su pasión por los viajes se ve truncado súbitamente por un embarazo no deseado y comienza su pesadilla. Sus calidades como madre la frustran, su incapacidad para calmar a su hijo la desconcierta y la falta de comprensión la llenan de un profundo vacío. De repente, todos los juegos de Ramsey se vuelven reflexiones de Eva sobre su pasado y de cómo ella tenía arreglada su vida en una realidad superflua pero feliz.

El producto de esa insatisfacción, de esa incapacidad y de esas frustraciones es un niño desenfrenado, desatado y sádico. Un niño llamado Kevin que fue capaz de leer a su mamá desde los dos años, manipularla a los ocho y envilecerse a sus dieciséis. We Need to Talk About Kevin es la historia de este niño en particular y la lucha de su madre para sobrevivirlo. Hay varios temas geniales en la pieza de Ramsay sin embargo antes de discutirlos a fondo, me gustaría dejar claro que no estoy muy de acuerdo en el regusto que deja la cinta al esclarecer la culpa de esta mujer por haberse extasiado en su juventud y sentirse orgullosa de su éxito. Una culpa judeo-cristiana que ataca los instintos naturales de los seres humanos por el placer y su búsqueda en el hedonismo. Muchos de los grandes traumas de la intelectualidad moderna se debieron a la asunción de estos dogmas y duramos mucho tiempo en nuestra contemporaneidad tratando de superarlos.

Esta vez el desempeño de Swinton no se ve afectado por el resultado directo de su actuación, al igual que The Iron Lady, el maquillaje y vestuario de la protagonista, más que acompañar, complementan un excelso ejercicio histriónico. Tilda Swinton es un mosntruo, es un monstruo de la misma especie de Michael Fassbender, en esta peli no sólo es diferente a todas sus presentaciones diferentes sino que cronológicamente es una mujer fragmentada y cada una de sus épocas tiene una apariencia y un comportamiento diferente. Por su lado, John C. Reilly lo hace bien pero no me convence como esposo de esta gran mujer -mismas deficiencias simpáticas que le sentí en Carnage-, sin embargo se siente como un padre relajado, llevadero, empático. Mi punto sobre la culpa se empieza a sentir aquí mismo, cuando Eva no es la única responsable del desenfreno de Kevin, el ausentismo del padre es un claro agravante en la educación de un niño, tratar ser el amigo y no la figura paterna, desafían la mente de un niño y le tergiversan su sentido de lo correcto y lo incorrecto.

Hasta ahora impecable Ramsay en su tesis y en el empoderamiento de su proyecto. Ahora bien, uno pensaría que hasta aquí el director de reparto -el grandioso y veterano Billy Hopkins– ya logró sus objetivos. Pues no. Su mayor logro no fue escoger a Tilda Swinton, su agudeza y destreza se ve reflejada en la escogencia de los tres actores para los tres momentos de Kevin: A los dos años (Rock Duer), a los ocho (Jasper Newell) y a los dieciséis (Ezra Miller). Si hablamos de Tilda Swinton, definitivamente hay que hablar de esta joven promesa llamada Ezra Miller. Lynne Ramsay hace un excelente trabajo dirigiendo a sus actores y el perfil retorcido de Kevin se nota en el niño de ocho años y en el trabajo de Miller absorbiéndolo y entendiéndolo perfectamente. Pero igual uno queda boquiabierto frente a este Damian contemporáneo. Frío, calculador, psicótico, simpático, retorcido, todos las facetas de Kevin logradas con absoluta exquisitez.

Si aún no están convencidos de irla a ver en cine, si después de decirles que su partitura es delirante (Jonny Greenwood), que su montaje es obra de la más fina artesanía (Joe Bini) de pronto se convenzan de que ganó mejor actriz en los European, resonó en los Globo de Oro, en el Gremio de Actores, en los BAFTA’s de este año, Ramsay ganó mejor dirección en los British Independent y en Cannes concursó por la Palma de Oro pero la tenía muy dura compitiendo con Terrence Malick, Nicolas Winding Refn y Lars von Trier.

Nota personal. Se habrán dado cuenta que no nombré el trabajo de Seamus McGarvey director de fotografía y responsable de la cinematografía de esta peli. Pues resulta que lo dejo al final como un apartado personal para compartirles el ejercicio que hice con su, también sobresaliente, labor. Resulta que el color rojo tiene una significancia muy fuerte en la pieza. Rojo es el momento de pasión, de locura, de añoranza de Eva. También implica la manipulación, la sevicia, la mezquindad, la crueldad, la maldad. Cuando es joven y está en la tomatina de Buñol, el color está presente, la toma cenital y la sensación de la gente apretujada da una sensación de asfixia, de sexualidad, de gozo, de felicidad absoluta, de éxtasis; cuando Eva se resiente de su maternidad viste de rojo, se alimenta de rojo, bebe rojo; y cuando ella ha sobrevivido los eventos con Kevin, es atacada de muchas rojas maneras. Esto me puso a pensar en los momentos en los que el rojo está presente e hice la siguiente lista:

  1. Tomatina de Buñol, Valencia
  2. Reloj desenfocado e intermitente que nombra las 12:00
  3. El mismo reloj que ahora enfocado anuncia las 12:01
  4. El atentado contra su casa es con pintura roja
  5. La mermelada del sanduche de Kevin
  6. La salsa de tomate sobre los huevos revueltos con cáscaras
  7. El vestido rojo de navidad cuando por fin vuelve a sonreír
  8. El vino rojo
  9. El fondo de sopas de tomate L. Ramsay’s alegoría a las sopas Campbell’s pero renombradas con el nombre de la realizadora
  10. La sangre del hamster en las manos de Eva
  11. La pintura en las manos de Eva cuando limpia su casa
  12. Camiseta roja del niño de dos años cuando van a ir al pediatra para revisar si es autista
  13. Las sillas de la agencia de viajes donde va a pedir trabajo Eva
  14. La pelota con la que intenta jugar Eva con Kevin cuando este tiene dos años
  15. La camiseta del papá cuando está jugando video-juegos con Kevin -dicha camiseta no es completamente roja, es de rayas rojas y blancas, sólo los resortes son completamente rojos-
  16. El primer arco que recibió Kevin como regalo
  17. El vestido de Eva cuando está con el padre aguardando por el diagnóstico de su hija

Espero con esta nota no haber revelado mucho contenido dentro de la peli pero al igual que el tiempo, es un error tratar de reconectarlo en orden cronológico. La desesperación de Eva conllevan a la constante reformulación de su psiquis y ese ejercicio al desorden mental de su historia. Puede que a uno le cuenten el final de esta cinta pero eso no afecta ni la sensación ni la racionalización de la misma.

  1. Eduardo Smith
    25/07/2012 at 07:01

    Que susto un hijo así. Me encantó la película…

    • 25/07/2012 at 12:46

      Pues lo más grave es que la mayoría de los niños son así :S -por algo Hitler los usaba para diseñar las torturas- el problema es la falta de definición de límites, de enseñanza de lo bueno y lo malo o la precisión de los derechos y deberes. Un niño entregado al libre albedrío al final es un juguete roto.

      Qué bueno que apareció por acá.
      Por favor siga dejando sus comentarios😉

  2. 25/07/2012 at 23:00

    Pero la sensación que me dio el chico, no es solo que su personalidad sea el producto de la educación de los padres (que si, tiene mucho que ver), sino que desde muy pequeñito se le siente algo de “maldad” o de una intención muy fuerte en sus actos (como la escena de la pelota con su madre), que desconcierta y aterra un poco y la hace aún mas sicológica.

    Me gustó su listado juicioso del color rojo.

    • 25/07/2012 at 23:27

      Yo si he sentido niños crueles y he visto niños sádicos, no necesariamente malos. Mi punto es que desde que pasamos por todas las etapas del embrión pasando por peces, renacuajos, patos, cerdos y primates, al final, nacemos y somos ‘animalitos’. Si esos animalitos no son educados, domésticados y socializados desencadenan monstruosidades no necesariamente culpa de su instinto sino de la falta de atención y educación.

  3. ficticia77
    31/07/2012 at 20:01

    A mi si se me acerca más al Damian contemporáneo, como ud. dice arriba. Ella se siente mal aún embarazada no porque no lo desee si no porque tiene al diablo adentro; con educación, atención o sin ellas, Kevin está destinado a ser maldito. Muy buena la peli pero por lo mismo me extraña que esto quede “per se”, porque es la maldad pura y ya.
    Flojo C. Reilly, pero ni modo, me parece que el personaje no daba para más.

    • 31/07/2012 at 20:14

      Siento que precisamente en esta peli no se hablan de buenos y malos, de correcto o incorrecto o como usted lo expresa de maldad pura. Hay una gran nube de indefiniciones (una plástica, exquisita y indeterminada nube roja) que nublan el juicio de cualquiera. Si, el chino es una caspa. Repito, como todos los chinos que descubren que no tienen límites, control, disciplina, educación y sobre todo amor. Kevin no está condenado a ser malo, o es el diablo puro, su maldad es la suma de todas las embarradas de la mamá, del papá, de los doctores, de todo el mundo.
      Digamos que John C. Reilly parecería no dar un esfuerzo suficiente o el papel muy plano, pero es que ese es su problema precisamente con Kevin, es ausencia, no es el padre es el amigo, es el que no corrige, es el que le regala un arco o prejuzga sin contexto. El papel es plano pero su importancia en la cinta es monstruosa.

  4. Fornaris
    15/08/2012 at 17:18

    Que más Miguel.
    vi la película y me pareció genial, afortunadamente la vi al lado de mi novia que es Psicoanalista y ya son un par de dias en los que hemos discutido sobre la misma.
    encontramos este link que hace un análisis muy bueno desde la psiquis y neurología.
    http://pijamasurf.com/2012/01/tenemos-que-hablar-de-kevin-el-desamor-maternal-en-la-mente-de-un-asesino/

    • 15/08/2012 at 17:39

      Excelentísimo!
      No me aguanté las ganas, devoré el artículo y ya lo retuitié.
      Muchisísisisimas gracias.

  1. 13/08/2012 at 22:16
  2. 12/02/2013 at 17:32

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: