Archive

Archive for November, 2009

A Nightmare On Elm Street

Perturbadora, escalofriante y aterrorizante como la primera vez que me la ví. Así parecer ser A Nightmare On Elm Street versión Samuel Bayer y producida por Michael Bay.

Ya he visto otros clásicos del terror producidos por Bay y han sido bastante aceptables. Hay rumores de una versión de The Birds de Hitchcock pero creo que sólo serán pérdidas.

Llamo la atención de este avance tan sólo porque la peli original de Wes Craven en 1984 fue miedosa, apareció Johnny Depp y fue la máxima estelaridad de Robert Englund (quién tan sólo fue uno de los alienígenas bonachones en V: The Final Battle también en 1984 y de quién sólo he visto que haya logrado recientemente un protagónico en una peli de serie b titulada Zombie Strippers!).

Pero esta peli tiene un ingrediente especial y es Jackie Earle Haley como Freddy Krueger un excelente actor que incluso fue nominado al Oscar de La Academia por Little Children (peli que tengo en remojo para otra entrada). La iré a ver por él, el director, Samuel Bayer aunque tiene en su portafolio dirección varios videos musicales, es un total desconocido para mi.

Mucha suerte entonces para Haley.

Jackie Earle Haley (Freddy Krueger)

Advertisements

Lock, Stock and Two Smoking Barrels

28/11/2009 1 comment

Muchos de nosotros tuvimos nuestro primer encuentro con Guy Ritchie en 2000 con Snatch; yo por ejemplo me acuerdo perfectamente que fue de mis últimas pelis en los cinemas del centro, en la 24 con Séptima y en aquella ocasión me quedé con la rara sensasión de haber visto algo realmente diferente y pudo haber sido Brad Pitt como nunca lo había visto o ese mundo británico suburbano completamente nuevo para mi. Pero, al final, creo que fue esa forma de contar la historia tan peculiar y condimentada como sólo Ritchie lo sabe hacer.

Durante mucho tiempo viví fascinado con Snatch hasta que me topé con Lock, Stock and Two Smoking Barrels y algo se rompió allá dentro de mí. Sentí que Snatch no era tan original como aparentaba y, por el contrario, era la re-interpretación de una muy buena peli (incluso en el Reino Unido la conocían como Lock, Stock and Six Stolen Diamonds).

En efecto, Snatch es muy buena peli pero Lock, Stock and Two Smoking Barrels lo es mejor por ser la primera y clara inspiración de la segunda.

Sin embargo, la sinergia de las dos pelis en mi opinión es lo que ha hecho a Ritchie un contador de historias únicas, entretenidas y fascinantes. Tal vez, lo único diferente que ha hecho es Swept Away en 2002 cuando recien casado con Madonna le declara su amor con una historia, a su estilo, pero romántica (la carta es devuelta cuando Madonna le pide, dirija su video What It Feels Like for a Girl y se logra entrever lo retorcido de la mente y el estilo de Ritchie).

En esta peli en particular, el acento londinense del bajo mundo es encantador, tiene un empalague que gusta la primera vez que se escucha, hemos estado demasiado acostumbrados a Hollywood y su inglés del Bronx, Queens o Harlem cuando se habla de situaciones marginales. Ahora bien, si se siente la necesidad de sobrevivir, la pobreza y la marginalidad pero de alguna forma también se siente que esta vida de frenesí, vértigo y acción tienen un tono de picardía y hasta felicidad en sus personajes: La vida es una mierda pero el que no se la goce está jodido (pareciera ser entrelíneas la gran moraleja). Puede ser por eso que uno se encariña tan fácilmente con los anti-héroes de sus pelis o se tensiona cuando las situaciones se tornan en contra de ellos. Y es que es tan claro como los apodos o alias; primero que todo, todo el mundo tiene un apodo, es decir, todo el mundo es un malandro o tiene cosas malhabidas – nadie es inocente; segundo que todo, son descripciones de crueldad y de perversidad (Barry “el bautista” y una escena del man ahogando a un fulano, Rory “el quebrador” Breaker, Harry “el hacha”, etc…) y uno como espectador los asume como chistes, como ocurrencias, en un sentido completamente anecdotario.

Con las pelis de Ritchie sucede que las texturas de las escenas y el tono con que son llevadas pareciera que van muy bien aglutinadas por un conector invisible como lo es su banda sonora. Uno está embebido en una persecución y se escucha Zorba el Griego y uno simplemente lo asiente, no encuentra más que una sonrisa al entender el chiste en su literalidad. Para mi, lo importante de Ritchie es que escribe y dirige sus pelis como si fuera un rocker y al final se repite y se repite pero es eso. Un compositor de rock and roll en medio de situaciones londinenses coloridas y particulares.

Muchos se encasillan en un modelo de éxito y es fácil no salirse de ahí por la comodidad que genera el mismo éxito, la misma frase de su peli parece ser su perdición: Lock, Stock and Barrel se usa para denotar estancamiento y ruina. Pareciera que Ritchie con RocknRolla llegó a su tope y necesita un puente para salirse de ahí. Ojalá las superproducciones le den un vuelco a su creatividad y empecemos a observar lo que puede ser el amanecer de un nuevo momento en su vida. Mientras tanto, uno puede quedarse en casa repitiéndose una y otra vez este par de joyas.

Goodfellas

Me senté anoche a observar qué había en televisión estaba dispuesto a que si no había nada más me dispondría a seguir mi lista y hacer la entrada sobre una de las muchas pelis que tengo pendiente.

Bueno, había un par de series, otro par de pelis y Goodfellas de Scorsese. Sabía que la peli era larga y que estaba un poco cansado pero transcurridos unos diez minutos, ya estaba cautivado por la historia.

Ya había dicho de Scorsese que no es sólo como describe las vidas y costumbres de los italianos mayormente en Nueva York, el hombre es un verdadero cuentero, cada pedacito tiene algo interesante, cada chiste tiene su magia. ¿Cuántos actores son naturales en la peli? ¿Cuántos verdaderamente sabían actuar? Todos se interpretan a si mismos y muchos hoy día se encuentran encasillados en ese primer papel que hicieron para el maestro. La lista es larga y uno se pone a revisarla y casi todos los encuentra uno de nuevo actuando igualito en The Sopranos.

La peli es fascinante, lo que más me agrada y recuerdo haberlo escrito en algún lado por ahí hace quince años es que los italianos si que saben comer y cocinar. Me pasó con The Sopranos, me pasó con Anthony Bordain cuando visitó Nueva Jersey italiana y me pasó con Goodfellas en 1990. Alguna vez con un amigo de universidad grabamos la peli y anotamos cuidadosamente las recetas de Pauly y Jimmy en la cárcel, diligentemente nos acomodamos en alguna de nuestras casas con ingredientes de excelente calidad, repetimos la receta al pie de la letra, recuerdo que la única excepción fue que en vez de latas de tomate en realidad buscamos como hacer la salsa con tomates frescos, lo que nos iba a tomar tres o cuatro horas más. No importó. Rebanamos el ajo con bisturíes X-Actos y delicadamente los sofreímos en acetite de oliva medianamente caliente. Tal cómo Liotta y su personaje lo describían el ajo simplemente se deshacía en el aceite, la carne absorbía esa emulsión y al servirse con una porción de pasta, pan y vino tinto ya no eramos estudiantes de una universidad pública, eramos sicilianos encarcelados, eramos la estrellas de rock que cocinaban y comían con todos los lujos del caso.

Pero a quién engañabamos eso nos había costado semanas y semanas de almuerzos. Pero había valido la pena. Por una vez en la vida estabamos probando los manjares que Scorsese alguna vez nos había confiado.

Hoy más que revisar las cámaras de Michael Ballhaus, la excelente actuación de Robert DeNiro, Joe Pesci, Ray Liotta, Lorraine Bracco, más alla de comentar los títulos de Saul Bass, la edición de Schoonmaker o la música organizada por Christopher Brooks. Hoy más que nada, recomiendo en las clásicas pelis de Scorsese ponerle atención a las recetas de las comidas y tratar de rehacerlas lo más parecido posible. Usar ingredientes frescos y de buena calidad. El resultado cada vez que se repitan las escenas la sensación va a ser erótica, va a ser inigualable. Las descriptivas escenas de Scorsese y una boca cebando esos misteriosos sabores del Mediterráneo.

Shutter Island

Alternando su reciente faceta de documentalista con la de productor de cine y realizador de TV, el maestro del costumbrismo contémporaneo, el futuro ganador del Cecil B. DeMille en los próximos Golden Globes, el gran Martin Scorsese, se prepara para una grata sorpresa. Y la sorpresa es su regreso al género del terror y el suspenso.

Para los que no recuerden Cape Fear y su magnífico DeNiro, Martin Scorsese en 1991 adaptó la novela de John D. MacDonald y junto a él, Nick Nolte, Jessica Lange y la jovencita Juliette Lewis armaron lo que para mi es un claro ejemplo de suspenso donde el cruento enfrentamiento entre DeNiro y su abogado defensor, Nolte, nos dejó petrificados en nuestras sillas. Para ese entonces Juliette Lewis caracterizaba a una jovencita casi de la misma edad mía; en ese entonces no concebía muy bien la diferencia de edades y pues me parecía un acto de seducción medianamente normal. Vista uno o dos veces después, el acto pedófilo se hizo más evidente y alimentó mi morbo en esta peli en particular. No hay cabida para ser tan macabro como lo fue DeNiro y tan genialmente malvado como Scorsese para lograr esta factura. La maldición de Scorsese, y de paso la de DeNiro, era la de arrasar en nominaciones y no ganar absolutamente nada (una gran injusticia con este par de monstruos), esta no fue la excepción. Qué buen guión, qué buena factura, qué actuaciones, etc… Y nada. Al final la revelación de Lewis y su virginal papel, le conllevaron dos premios y una nominación a nivel independiente.

Scorsese se prepara para un nuevo atardecer, de la mano de un reparto sencillamente impresionante, de Robert Richardson veterano de mil batallas en cinematografía al lado de Oliver Stone, el mismo Scorsese y recientemente visto en los basterdos de Tarantino, y de Thelma Shoonmaker editora que no sólo es una ganadora impresionante de óscares sino casi la mano derecha de Scorsese en todo su portafolio de largometrajes.

Apunta a ser escalofriante, impresionante, tenebrosa, ojalá muy gore y de una factura impecable. Que se lleve sus buenos premios y que Scorsese como es caballero repita Oscar como es debido.

Leonardo DiCaprio (Teddy Daniels)
Mark Ruffalo (Chuck Aule)
Ben Kingsley (Dr. John Cawley)
Michelle Williams (Dolores Chanal)
Max von Sydow (Dr. Jeremiah Naehring)
Jackie Earle Haley (George Noyce)
Elias Koteas (Andrew Laeddis)
John Carroll Lynch (Deputado Warden McPherson)

*No encontré el papel de Patricia Clarkson en IMDb y no lo he podido encontrar en ningún otro lado :-S

Die Fälscher

24/11/2009 1 comment

El año pasado, Die Fälscher de Stefan Ruzowitzky ganó Oscar como mejor peli extranjera. Nunca la trajeron formalmente a cartelera y sólo hasta hoy puedo verla a través de Cinemax. No se si es que no es buen negocio pero si no hagan que lo sea para que lo sea, es imposible que en Bogotá no haya gente interesada en ver este tipo de pelis en salas de cine.

No digo que sea la mejor peli del mundo, ¿quién puede decir eso de cualquier peli? Sin embargo el público bogotano se merece respeto y que las pelis que han ganado premios de La Academia casi que deberían ser obligatorias, es el respeto al cine comercial, al que están acostumbrados a traer, el que les encanta, simplemente privarnos de ese material es un improperio.

Die Fälscher es la receta perfecta para que una peli se gane un Oscar, melodrama del holocausto, los alemanes como bestias sedientas de horror, de indiferencia, de masoquismo, de tortura. Un antihéroe interpretado perfectamente por Karl Markovics, un testigo, August Diehl a quien recordamos por los basterdos de Tarantino y que aquí cuenta la historia. Finalmente, entrelíneas se nombra a Estados Unidos como redentor de ese oscuro episodio de la humanidad. Mézclese bien, no se revuelva y ese martini seguro levanta la estatuilla más codiciada en Hollywood.

Pero esta peli tiene más. La fotografía y cinematografía de Benedict Neuenfels desarrolla con cámaras montadas al hombro, sin tripodes, sin grúas, la sensación de un ascetismo formidable y ambientan con luces suaves los dormitorios de cinco estrellas de estos personajes.

La música es realmente conmovedora, y estuvo a cargo de Marius Ruhland con unos tangos y unas milongas y quien sabe que más piezas germano-argentinas cantadas al calor de un piano y un bandoneón.

La culpa y la conciencia vestidas elegantemente con oro y linos en Mónaco contrastan con los vestidos de lana artesanales que sin embargo eran los más distinguidos dentro de todo el campo de concentración.

Todo reúnido en un buen plato hacen de Ruzowitzky un buen director y una buena peli. Lástima no haberla visto en cine. Repito.

Funny Games U.S.

23/11/2009 8 comments

Michael Haneke es un director alemán que hizo una peli de ultraviolencia en 1997 con clara influencia de Stanley Kubrick y Alfred Hitchcock con un reparto completamente alemán del cual sólo puedo reconocer a Ulrich Mühe quien actuó en la impecable Das Leben der Anderen en 2006.

Recientemente, están rotando la versión americana en Cinemax y al parecer lo más interesante es que el director no cambió nada, igual que la distribuidora que hasta los cortos de avances de la peli los dejó idénticos. El escenario es una casa burguesa en las afueras, rodeadas por un lago y un ambiente calmado. Es de corte psicológico y de una profundidad actoral muy fuerte. En el reparto de esta versión se encuentra Michael Pitt que ya resuena como un monstruo de la actuación, Naomi Watts en una increíble y desgarradora actuación y Tim Roth. La trama es que dos jóvenes llegan a la casa donde se hospedan Roth, Watts y su hijo y empieza una cadena de torturas psicológicas que no tiene fin durante más de doce horas.

Hablabamos con un amigo y desde que Pitt le pide unos huevos a Roth, al principio de la peli, uno se estremece con el tono en el que le responde y se crea de ahí en adelante una tensión electrizante.

Es supremamente gráfica y violenta.
Es sencilla y estremecedora.
Es entretenida pero a la vez muy tensionante.

Es una pieza de teatro impecable y definitivamente recomendada para seguir analizando, una y otra vez, ya que logra involucrar al espectador en estos juegos mentales y dejarle la conciencia dañada después de ser testigo de esta interminable tortura. No es violencia por violencia, es el espacio dejado por Kubrick en los 70’s después de su A Clockwork Orange donde se critica la sociedad, la asimilación del crimen y la violencia de forma natural en nuestras vidas y la psique de los llamados civilizados.

Sería chévere repasar la versión de 1997 y reparar en paralelo las modificaciones, los actores y el final.

Leatherheads

23/11/2009 1 comment

Cuando uno piensa en George Clooney generalmente uno piensa en actor, sin emabrgo si uno es atento y revisa bien los créditos de las pelis se puede dar uno cuenta que Clooney igualmente es productor, generalmente, de las pelis en las que él actúa y una que otra peli independiente (generalmente son pelis bien entretenidas), es escritor de una (Good Night, and Good Luck) y también es director.

Hoy estuve revisando y resulta ser que me he visto las tres pelis de Clooney y en su orden cronológico. Confessions of a Dangerous Mind de 2002 basada en la novela de Chuck Barris y con el guión de Charlie Kaufman, Good Night, and Good Luck de 2005 que lo llevó incluso a varias nominaciones al Oscar de La Academia y Leatherheads de 2008.

Como actor es garantía de una peli entretenida, a veces con humor fino y otras veces con dramas bastante crudos. Como escritor se toma demasiado serio las cosas y no lo hace naturalmente entonces se siente un poco acartonanado o ladrilludo y como director pues ha sido una loma en bajada. Su primera peli, de la mano de Kaufman me pareció un éxito como producto, su segunda es interesante, es contestataria pero repito un poco muy seria y acartonada. En esta su tercera, vuelve a relajarse un poco, haciendo comedia junto Renée Zellweger, Jonathan Pryce y John Krasinski pero no es una peli que uno vaya a destacar mucho en el futuro.

La banda sonora es impecable, así como el vestuario y los parlamentos que hacen una ambientación de excelente factura. Un detalle de fina coquetería fue usar la marca de Universal Pictures de la época, sin embargo los créditos estuvieron más bien mediocres.

La peli aguanta un domingo pero seguro Clooney es mejor actor y productor ejecutivo que director hasta ahora con lo que ha venido mostrando. No conozco más proyectos en el futuro que no sean actorales. Yo le pongo fé para que ojalá le vuelva a sonar la flauta.

%d bloggers like this: